Jóvenes martinetes

Durante las últimas semanas, los juveniles de martinete común (Nycticorax nycticorax) de la colonia establecida en las riberas del Duero a su paso por Zamora, han comenzado a abandonar los nidos donde nacieron y se están iniciando en el aprendizaje de dos artes imprescindibles para su supervivencia: el vuelo y la pesca. Es éste un momento inmejorable para observar sus evoluciones sobre el ramaje bajo del arbolado de las islas y orillas de nuestro río.

Pronto comenzarán la dispersión postreproductiva, una suerte de vagabundeo previo a la verdadera migración que emprenderán a finales del verano, camino de los humedales del sur peninsular y del África tropical, aunque algunos pocos permanecerán con nosotros durante los cada vez menos fríos meses invernales. Pero ésa ya es otra historia.