Nuevas colaboraciones radiofónicas

Os pongo aquí mis últimas colaboraciones en el programa “Hoy por hoy Zamora” de la Cadena SER, conversando con su presentadora, Marichu García, sobre diversas especies de la fauna zamorana.

El día 7 de este mes hablamos de nuestro simpático pardal de campo o gorrión molinero:

https://play.cadenaser.com/audio/1581087883_618601/

El viernes 14 le tocó a otro pequeño habitante alado de nuestros sotos: el pico menor

https://play.cadenaser.com/audio/1581694103_879130/

El 21 los protagonistas fueron nuestras dos especies autóctonas de galápagos:

https://play.cadenaser.com/audio/1582298315_503288/

Finalmente, esta misma mañana dedicamos el espacio a uno de nuestros más destacados endemismos herpetológicos, la lagartija leonesa:

https://play.cadenaser.com/audio/1582901537_342929/

Y si queréis escucharnos en directo, el espacio se emite todos los viernes entre las 12:45 y las 13 horas, en Radio Zamora (SER).

Ven con nosotros a las Arribes: 22 y 29 de marzo

Buitre leonado

Los domingos 22 de marzo y 29 de marzo “Zamora BioDiversa” se desplaza al Parque Natural “Arribes del Duero” en colaboración con “Erithacus-Observación de la Naturaleza”. Visitaremos varios puntos del sector zamorano de este magnífico espacio natural, en un momento del año en que se encuentra en su máximo esplendor, con floraciones avanzadas, muchas de sus aves migradoras ya de regreso y otras enfrascadas en su ciclo reproductor.

Cigüeña negra

Águila perdicera

Unas fechas estupendas para disfrutar con las apasionantes aves que le otorgan su merecida fama: buitres leonados, alimoches, águilas reales y perdiceras, halcones peregrinos, cigüeñas negras, roqueros solitarios, etc.

Arribas del Duero en Fariza (Zamora)

Ubicado a 60-70 km de Zamora capital, este santuario de la fauna mediterránea destaca por sus fantásticos paisajes de agrestes y profundos cañones y bosques y matorrales de encinas, enebros y cornicabras, amenizados por la ancestral arquitectura tradicional de los pueblos sayagueses, paredes de piedra , ermitas, fuentes, etc. A las puertas de la primavera, en el mejor momento para disfrutar de la fauna y de todos los encantos de Arribes del Duero, te invitamos a pasar con nosotros una inolvidable jornada de campo y observación de aves y naturaleza.

Alimoche

DOMINGO 22 DE MARZO

Para más información e inscripciones podéis llamar o enviar un mensaje de whatsapp a mi teléfono: 676046551 (José Alfredo). ¡Todavía hay plazas!

DOMINGO 29 DE MARZO

Recibimos a los milanos negros con “Zamora, Aves y Naturaleza”

Fotografía de Alicia Casillas

El pasado domingo día 23 tuvo lugar la ruta n.º 55 de este programa de observación de fauna urbana promovido por el Ayuntamiento de Zamora. Los 23 asistentes pudieron disfrutar de una preciosa mañana por las riberas del Duero observando las aves del ecosistema fluvial donde comenzaban a manifestarse los primeros signos que preludian la proximidad de la estación primaveral. En la colonia de las garzas reales, varias parejas de estas bellísimas ardeidas estaban ya incubando sus puestas mientras otras, menos precoces, se hallaban enfrascadas en sus rituales de cortejo y apareamiento.

Pareja de garzas reales en su nido. Adolfo García-Gutiérrez.

Pero la gran sorpresa del día fue el avistamiento de una pareja de milanos negros, recién llegados de sus lejanos cuarteles de invierno en África y que sobrevolaban la arboleda donde dentro de unas semanas comenzarán su propio ciclo reproductor. Durante los períodos primaveral y estival estas activas y abundantes rapaces alegrarán nuestro cielo con sus elegantes siluetas.

Milano negro. Adolfo García-Gutiérrez

Otras aves que pudimos contemplar fueron: somormujo lavanco, cormorán grande, ánade azulón, milano real, gallineta común, andarríos chico, gaviota reidora, gaviota sombría, paloma torcaz, martín pescador, herrerillo común, carbonero común, gorrión común, gorrión molinero, estornino negro y urraca.

Cormoranes grandes. Carmen Carrascal.

Además, hicieron su aparición dos de los vertebrados exóticos que en los últimos años han invadido nuestros medios acuáticos, causando grandes problemas a nuestra fauna autóctona: el visón americano y el galápago de Florida, dando pie a que pudiéramos explicar la grave amenaza que suponen las especies invasoras.

Galápagos de Florida. Carmen Carrascal.

Las próximas rutas están programadas para el 8 y el 20 de marzo. Para inscripciones o más información, enviar un mensaje de whatsapp al 676046551 (José Alfredo). “Zamora, Aves y Naturaleza” es un programa de la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Zamora, desarrollado con la colaboración de “Erithacus-Observación de la Naturaleza”.

Herrerillo común. Adolfo García-Gutiérrez

Nuestro agradecimiento a Alicia Casillas, Carmen Carrascal y Adolfo García-Gutiérrez por sus estupendas fotos de la ruta.

Destruyen un dormidero histórico de Martinete común

El Martinete común (Nycticorax nycticorax) es una de las ardeidas más características del Duero zamorano y una de las joyas faunísticas que atesora nuestro ecosistema ribereño. Como saben bien los lectores de este blog, contamos en la ciudad con una colonia de cría de esta especie y además con dormidero invernal que suele acoger durante los meses fríos un grupo de unos 20 ejemplares.

Martinete común en el dormidero

Pues bien, hoy nos ha llegado la desagradable noticia de que alguien ha cortado el árbol que albergaba el dormidero y lo ha hecho en pleno período de ocupación del mismo. Los pobres martinetes se han quedado sin el refugio donde pasaban el día (el Martinete es de hábitos principalmente nocturnos) desde hace más de una década. El individuo perpetrador de este desaguisado, responsable de un negocio inmediato al lugar donde se enclavaba el dormidero de las ardeidas, alegó un supuesto y peregrino peligro de incendio en la vegetación que podrían afectar a sus instalaciones.

El dormidero de los martinetes hace una semana

Una vez más quedan de manifiesto las enormes lagunas en materia de educación y concienciación ambiental que afectan a un número demasiado elevado de nuestros conciudadanos. El hecho va a ser denunciado y esperamos que las administraciones competentes tomen las medidas apropiadas. Yo, por mi parte, me abstendré en el futuro de visitar este establecimiento.

Detrás de los restos de la salguera cortada se advierte el hueco que ocupaba. Era el árbol que con sus características especialmente apropiadas para este fin, albergaba el dormidero ahora destruido.

Paisaje amado

En el camino de Valbueno (Zamora)

En un rincón perdido y olvidado de las afueras de Zamora se conserva, como un reliquia sagrada de los viejos tiempos, un pequeño fragmento de lo que fue nuestro paisaje tradicional. Paredes de piedra, almendros y encinas, sebes de zarzas, espinos y agavanzos. Cañadas, cortinas, pedreras y casas de campo a la antigua usanza. Ahí mismo, a unos pocos cientos de metros del casco urbano, perviven la historia, la biodiversidad y, sobre todo, la belleza. A salvo (¿por cuanto tiempo?) del urbanismo feísta de promotores y munícipes. Aprovechad, amigos, que aún estáis a tiempo de disfrutar de este pequeño milagro cercano.

Camino de Valbueno (Zamora)

Tiempo de galápagos

Esta mañana pude ver, soleándose en las riberas del río Duero a su paso por Zamora, un ejemplar de galápago europeo (Emys orbicularis) y otro de galápago leproso (Mauremys leprosa), los primeros que he tenido la suerte de observar este año.

Galápago europeo (Emys orbicularis) en el Duero zamorano

Pronto, estos dos verdaderos tesoros amenazados de nuestra fauna autóctona, comenzarán el período de apareamientos con el que dan inicio a su ciclo reproductivo. A partir de ahora, si estamos atentos y tenemos un poco de suerte, podremos disfrutar con su observación en bastantes de nuestros humedales. Os animo a conocer más sobre estos magníficos quelonios en las entradas que les he dedicado en este blog:

https://zamorabiodiversa.wordpress.com/2019/05/07/tortugas-galapagos-y-sapos-concheros/

https://zamorabiodiversa.wordpress.com/2018/10/30/galapagos-en-el-duero/

Galápago leproso (Mauremys leprosa) en el Duero zamorano

El búho campestre, nómada de la noche

Una hembra de búho campestre (Asio flammeus) radiomarcada en un programa de seguimiento de BTO (British Trust for Ornitologhy), tras haberse reproducido en una localidad escocesa voló hasta Noruega, donde crió por segunda vez en el mismo año. Después -animada por la pasión nómada que caracteriza a esta rapaz nocturna- emprendió un vagabundaje que la llevó en los siguientes meses a recorrer Irlanda, Cornualles y Norfolk (este de Inglaterra). Desde aquí partió a la primavera siguiente rumbo de nuevo al país de los fiordos, seguramente con intención de volver a procrear allí, pero murió durante una tormenta cuando se encontraba muy cerca de la costa noruega.

Creo que esta emocionante historia explica a la perfección el carácter del búho campestre, un nómada incansable que se mueve de aquí para allá, que aparece y desaparece como un fantasma de los campos, siempre en busca de los que constituyen sus presas principales, el fundamento de su existencia: los ratones y -por encima de todo- los topillos. Topillos, topillos y más topillos: eso es lo que necesitan los búhos campestres para decidirse a detenerse una temporada en un territorio determinado y sacar adelante a su prole.

En el invierno de 2005, el biólogo Víctor Salvador Vilariño y yo estudiamos, mediante el análisis de egagrópilas (regurgitaciones), la alimentación de un grupo de unos 30 búhos campestres que se reunían para dormir durante el día en un pequeño pinar del nordeste de la provincia de Zamora. Sobre un total de 445 presas identificadas, el 58,7% fueron ratones y el 35,2% topillos. Además encontramos un 4,9% de aves paseriformes (pájaros) y un exiguo 1,5 % de musarañas. Concretamente, entre los pequeños mamíferos, la distribución de porcentajes fue la siguiente: ratón moruno (Mus spretus) el 44%; topillo campesino (Microtus arvalis), el 34,3%; ratón de campo (Apodemus sylvaticus) el 13,9%; musaraña gris (Crocidura russula), el 1,5%; y ratón casero (Mus musculus), el 0,9%.

Distribución del búho campestre en Zamora. Trama oscura: nidificante. Trama clara; sin indicios de nidificación. AZCN-NaturZamora.

Hasta la década de 1990, el búho campestre no criaba de modo habitual en la península ibérica, aunque se presentaba regularmente como invernante, especialmente en las mesetas interiores y en humedales y campiñas de las regiones costeras. Pero desde entonces comenzó a reproducirse con bastante frecuencia en Castilla y León, especialmente las temporadas en que se que se producen explosiones demográficas de topillo campesino (Microtus arvalis). Cuando esto ocurre -cada tres o cuatro años, dependiendo también de las circunstancias meteorológicas- la población reproductora de esta rapaz nocturna, repartida por Tierra de Campos y otras comarcas de la Cuenca del Duero, puede sumar varios centenares de parejas (se estimaron unas 300-400 en 1994).

Las “plagas” de topillo campesino son un fenómeno recurrente, favorecido en gran medida por la extrema simplificación del medio agrícola que provoca la rarefacción de sus depredadores. Muchas de las medidas que se ejecutan de modo habitual para tratar de paliar sus efectos en los cultivos, como distribución de venenos o la destrucción de linderos, junqueras y cunetas, conllevan asimismo la eliminación de sus depredadores, como el búho campestre, lo cual agrava aún más el problema. Sentido común y ayudar a la naturaleza, no destruirla, es lo que se necesita.

Fechas del mes de marzo para “Zamora, Aves y Naturaleza”

Ya están cubiertas todas las plazas disponibles para los paseos de “Zamora, Aves y Naturaleza” programados para el mes de febrero. Pero tenemos nuevas fechas: LOS DÍAS 8 Y 20 DE MARZO.

Para más información e inscripciones enviar un whatsapp al 676046551 (José Alfredo).

“ZAMORA, AVES Y NATURALEZA” es un programa de observación de fauna promovido por la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Zamora con la colaboración de “Erithacus-Observación de Naturaleza”.

El pico menor (Dryobates minor) en la provincia de Zamora

El más pequeño de los pájaros carpinteros resulta a primera vista una versión diminuta (mide de 14 a 16 cm, de longitud, poco más grande que un gorrión) de su primo mayor, el más conocido pico picapinos (Dendrocopos major), aunque una observación más detenida nos permite apreciar las notables diferencias en el diseño de sus respectivos plumajes. Habitante de los bosques maduros de planifolias con abundante madera en descomposición, esta especie protagoniza desde hace décadas una llamativa expansión de sus poblaciones y de su área de distribución, tanto la provincia zamorana como en el conjunto de la península ibérica.

En estas alamedas ribereñas de Almaraz de Duero (Zamora) vi mi primer pico menor hace más de 30 años.

En Zamora ocupa predominantemente bosques de ribera (alamedas, choperas, fresnedas, olmedas, alisedas..,) y robledales maduros, pero también se puede encontrar en castañares, alcornocales, algunos encinares, plantaciones viejas de frutales y, ocasionalmente, en parques con arbolado caducifolio añoso. La expansión y el envejecimiento experimentados por nuestras masas forestales en las últimas décadas le han favorecido, sin duda, de modo muy notorio.

Distribución del pico menor (Dryobates minor) en la provincia de Zamora. AZCN-NaturZamora.

En la década de 1980, el pico menor en Zamora era muy raro o casi inexistente fuera de los robledales maduros del sur provincial (comarca de Sayago y algunas localidades de Tierra del Vino). En las dos siguientes décadas se fue extendiendo por los bosques de ribera del Duero y las comarcas de Aliste, Alba y Tábara. Más recientemente, ha efectuado una veloz colonización de los bosques de Sanabria y la Carballeda y los sotos de ribera del río Esla, e incluso del Sequillo, de modo que hoy en día su área de distribución abarca ya más de la mitad de la superficie provincial.

Bajando a un nivel más local, en Zamora capital comenzó a establecerse a comienzos de la década de 1990 en las riberas del Duero a su paso por la ciudad y no fue hasta 2003 cuando crió por vez primera en el bosque de Valorio. Actualmente es uno de los pájaros carpinteros más abundantes en los espacios forestales de la ciudad y de su entorno y se le puede observar incluso en algunos jardines urbanos.