Escoba florida…

Escoba negral (Cytisus scoparius). Municipio de Zamora, abril de 2017.

“Escoba brotada, loba preñada. Escoba florida, loba parida”. Este refrán zamorano nos anuncia que muy pronto en los cubiles del mayor de nuestros cánidos salvajes se dejará sentir el latido de una nueva generación de lobeznos.

Las floraciones primaverales de estos matorrales mediterráneos resultan realmente espectaculares. Además, son el hogar de una variada e interesantísima fauna, entre cuyos componentes se halla la rara y muy amenazada alondra ricotí (Chersophilus duponti).

Matorral de escobas negrales (Cytisus scoparius), tomillos moros o cantuesos (Lavandula stoechas) y chaguazos negros (Halimium umbellatum). Villaseco del Pan (Zamora), abril de 2017.


Cantores en ciernes

Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos). Bosque de Valorio, ciudad de Zamora, mayo de 2017.

Ya están de camino. Pronto nuestros montes, sotos y jardines se verán inundados por la bella, potente e incansable canción de la más famosa y literaria de nuestras aves canoras. Algunos afortunados los escucharán desde sus ventanas, otros tendremos que aguardar a que termine el confinamiento, pero ellos estarán ahí, esperándonos.