Jóvenes molineros

Una nueva generación de aves comienza ahora su vida fuera de los nidos donde nacieron. Hace algunas semanas que estamos viendo los primeros volantones de las especies de reproducción más precoz, como mirlos y colirrojos tizones. Ahora le toca el turno a otros menos madrugadores como es el caso del gorrión molinero (Passer montanus). Esta mañana pude observar los primeros juveniles volanderos de este bonito y cada vez más escaso pardal de campo o pardal montesino, en las riberas del Duero a su paso por el zamorano barrio de San Frontis.

Lunes al sol

Este magnífico macho de águila calzada (Hieraaetus pennatus) ahueca las alas para recibir sobre su dorso los rayos del tibio sol matinal de mayo. No tardará mucho en levantar el vuelo en busca de las abundantes palomas ciudadanas que son sus presas favoritas.

En las proximidades, la hembra permanece echada en el bien camuflado nido, incubando la puesta mientras aguarda a que su pareja salga en busca del almuerzo. Ambos regentan uno de los territorios urbanos de águila calzada en el tramo fluvial del río Duero a su paso por Zamora, donde constituyen una de las rapaces más características y fáciles de observar. Un verdadero lujo para los observadores de aves de la ciudad.