Charrela: la perdiz pardilla

Perdiz pardilla en las sierras de Sanabria (Zamora). Septiembre de 2020.

La perdiz pardilla (Perdix perdix) tiene un área de distribución mundial bastante amplia, que abarca desde el norte de España hasta Siberia central y el NO de China. En Europa central y septentrional se considera una especie característica de las tierras bajas, habitante de los cultivos herbáceos y praderías, con importantes poblaciones en Rusia, Polonia, Francia y el Reino Unido, mientras que en el sur del continente resulta mucho más escasa y se localiza en áreas de montaña con matorral. La población europea se estimó hace dos décadas entre 2.600.000 y 5.100.000 parejas.

Grupo familiar alimentándose en Sanabria (Zamora). Septiembre de 2020.

En España se encuentra representada por una subespecie endémica (hispaniensis) que ocupa los Pirineos, cordillera Cantábrica, Montes de León, macizo Galaico y el norte del sistema Ibérico, dentro de las comunidades autónomas de Cataluña, Aragón, La Rioja, Castilla y León, Cantabria, Asturias y Galicia. También existió una pequeña población en Portugal, en la sierra de Montesinho, donde desapareció a finales del siglo XX. La población española se estimó en 1997 en tan sólo 2.000 a 6.000 parejas, con tendencia regresiva por lo que está considerada una especie amenazada en el Libro Rojo de las Aves de España, donde se incluye en la categoría de “Vulnerable”. Por este motivo, su caza -antaño popular en toda su área de distribución ibérica- se encuentra prohibida en todas las comunidades autónomas salvo en Cataluña.

Distribución actual de Perdix perdix hispaniensis en Zamora.

En la provincia de Zamora la encontramos exclusivamente en las sierras más elevadas de su extremo noroccidental, dentro de la comarca de Sanabria, en la mayoría de cuyo territorio se la conoce como charrela, denominación que es también la usada de modo general en lengua gallega. Más localmente se la denomina en su área zamorana como perdiz pardilla o perdiz parda. La población sanabresa está considerada una de las más destacadas y mejor conservadas de toda España. El núcleo sanabrés de charrelas más importante se distribuye por la sierra Segundera o Segundeira, criando también en la sierra Gamoneda y en la Cabrera Baja o sierra de Peña Negra. En esta última se halla en franca regresión y al parecer es donde más terreno ha perdido en las últimas décadas. Ocupa principalmente áreas que combinan matorral (brezales, piornales…) , medio que prefiere para anidar y refugiarse, con zonas aclaradas que son las que escoge preferentemente para alimentarse.

Charrelas refugiadas en el borde del matorral.

Sus principales factores de amenaza actual son los relacionados con el deterioro de su hábitat: desarrollo del matorral, incendios, plantaciones forestales, disminución de la ganadería, desaparición de los cultivos de montaña, sobrepastoreo, minería a cielo abierto, desarrollo de infraestructuras (como los parques eólicos), actividades recreativas…Cabe destacar los factores relacionados con el declive de los sistemas tradicionales de aprovechamiento agroganadero en estas áreas de montaña: el despoblamiento rural de estas zonas con el consiguiente abandono de los cultivos, la recolonización forestal (natural y por repoblaciones), el aumento de los predadores oportunistas (jabalí,zorro), el descenso de la cabaña ganadera extensiva y la consiguiente disminución de la diversidad estructural de los matorrales y los pastizales de puertos y collados, han supuesto una importante modificación de los paisajes montanos y de la extensión y calidad del hábitat de las charrelas. Por supuesto, sin olvidar otros factores que amenazan a sus poblaciones, entre ellas la sanabresa, como es el caso de su todavía frecuente caza furtiva.

Perdiz pardilla en las sierras de Sanabria (Zamora). Septiembre de 2020.