Bicis y prismáticos

El pasado fin de semana, dentro del programa de actividades promovidas por el Ayuntamiento de Zamora con motivo de la Semana Europea de la Movilidad, tuvimos la oportunidad de guiar sendas Rutas Ornitológicas en Bici. La actividad resultó una experiencia realmente muy interesante en la que se conjugaron la promoción de la movilidad sostenible con la siempre gratificante y didáctica práctica de la observación de nuestra avifauna.

Ambas rutas se llevaron a cabo por las riberas del Duero, dentro del municipio de Zamora y del vecino de Villaralbo. A lo largo del recorrido fuimos haciendo algunas paradas para observar las aves presentes en la zona: Aceñas de Olivares, Fuente de los Compadres, Presa de Villaralbo, La Cuba, Los Plantíos…

Águila calzada (Hieraaetus pennatus) de morfo claro.

Pareja de ánades azulones (Anas platyrhynchos).

Somormujo lavanco (Podiceps cristatus).

Disfrutamos de las especies más características y comunes presentes en estas fechas en el medio ribereño, tales como somormujo lavanco, garza real, avetorillo, cormorán grande, cigüeña blanca, águila calzada, aguilucho lagunero, ánade azulón, gallineta común, focha común, andarríos chico, gaviota reidora o paloma torcaz.

Águila pescadora (Pandion haliaetus).

Pero la observación más interesante fue sin duda la de las águilas pescadoras, que se encuentran en estos momentos en plena migración postnupcial y a las que tuvimos la fortuna de sorprender en ambas rutas, deparándonos excelentes avistamientos que hicieron las delicias de los participantes.

Entre ellos, por cierto, se contaron el concejal de Medio Ambiente, Romualdo Fernández, y dos agentes de la Policía Municipal que se encargaron de garantizar la seguridad vial del grupo. Un verdadero lujo.

Esperamos que  estas Rutas Ornitológicas en Bici se repitan en más ocasiones y con mayor participación. No cabe duda de que bicicleta y prismáticos casan a las mil maravillas y constituyen ingredientes inmejorables para avanzar en una sociedad más consciente de los problemas medioambientales a los que se enfrenta.

Un fin de semana con las mariposas de Arribes del Duero

Charaxes jasius. Foto Zamora BioDiversa

Como ya habíamos anunciado los pasados 4 y 5 de septiembre llevamos a cabo -junto con nuestros amigos de “Saliegos Birding” sendas actividades de observación e interpretación de fauna y flora en la parte de zamorana del parque natural “Arribes del Duero. Estas actividades tuvieron lugar concretamente en el término municipal de Fermoselle y se centraron principalmente en los lepidópteros y de forma muy especial en la bellísima e imponente mariposa del madroño (Charaxes jasius).

Foto Zamora BioDiversa

Un total de 23 personas participaron en estas actividades que les permitieron conocer, disfrutar y fotografiar a placer a esta magnífica mariposa tan característica de los bosques y matorrales mediterráneos pero también su hábitat y otras muchas especies que conviven con ella.

Foto Saliegos Birding

Foto Encarnación Piorno
Charaxes jasius. Foto Félix Santamaría.

Charaxes jasius. Foto Adolfo García-Gutiérrez.

Charaxes jasius. Foto Félix Santamaría..

Además de los adultos también descubrimos sus miméticas orugas sobre las hojas de su planta nutricia: el madroño (Arbutus unedo).

Oruga de Charaxes jasius. Foto Encarnación Piorno.

Por puesto también vimos otras mariposas a lo largo de los paseos aunque muchas menos de las que estamos acostumbrados en esta localidad y fechas. El deterioro del medio natural y el cambio climático nos están dejando sin mariposas y otros insectos incluso en el interior de los espacios naturales protegidos.

Papilio machaon. Foto Adolfo García-Gutiérrez.

Papilio machaon. Foto Zamora BioDiversa.
Papilio machaon. Foto Félix Santamaría.

Argynnis pandora. Foto Adolfo García-Gutiérrez.

Hipparchia statillinus. Foto Adolfo García-Gutiérrez.

Una pequeña sorpresa nos dio este ejemplar de libélula violeta (Trithemis annulata), un odonato de origen tropical que comenzó a colonizar la península a finales de la década de 1970 y que llegó a Zamora hace muy poco tiempo. Podría tratarse de la primera cita de esta especie en el parque natural.

Trithemis annulata. Foto Félix Santamaría.
Buitres leonados (Gyps fulvus). Foto: Adolfo García-Gutiérrez.

Entre las aves aparecieron algunas rapaces (buitre leonado, culebrera europea, milano real) y sobre todo pequeños insectívoros, ya fueran residentes (tarabilla europea, colirrojo tizón, curruca cabecinegra…) como migrantes en pleno paso postnupcial (colirrojo real, papamoscas cerrojillo, mosquitero musical…).

Tarabilla europea (Saxicola rubicola). Foto Adolfo García Gutiérrez.

Y no faltó tampoco algún pequeño reptil que se dejara fotografiar.

Lagartija colilarga (Psammodromus algirus). Foto: Félix Santamaría.

Pero, sin duda, a lo que más tiempo dedicamos fue a conocer y disfrutar la interesante vegetación y los amenos paisajes fermosellanos. Pequeños retazos de bosque mediterráneo salpicando una preciosa campiña dedicada a cultivos leñosos como la vid, el olivo y el almendro.

Fermoselle y su campiña. Foto: Charo Hernández

Enebros (Juniperus oxycedrus) y escobas (Cytisus scoparius). Foto: Charo Hernández

Olivo (Olea europaea). Foto: Charo Hernández

Viña y olivar colonizados por el bosque y pastizal mediterráneos. Foto: Charo Hernández.
Madroño (Arbutus unedo). Foto Zamora BioDiversa.

¡Volveremos!

El yunque del malvís

El zorzal común (Turdus philomelos), también conocido como tordo o malvís, siente gran apetencia por los caracoles, los cuales llegan a constituir con frecuencia una parte importante de su dieta. Para acceder con mayor facilidad a su carne escacha las conchas de los gasterópodos golpeándolas contra una piedra que utiliza a modo de yunque.

Es habitual que cada ejemplar escoja una piedra en particular que le sirve de taller y en torno a la cual se van acumulando los restos de sus banquetes. Los caracoles suponen un recurso muy importante para los zorzales durante los períodos de fuerte sequía que dificultan su acceso a otras presas importantes como las lombrices de tierra o melucas. Esto resulta especialmente marcado en áreas de clima mediterráneo continental, como la comarca zamorana de Tierra del Pan, donde están hechas las fotos. Aquí el zorzal común -ave más propia de ambientes eurosiberianos- es un reproductor escaso, confinado a los bosques de ribera de ambiente más húmedo y umbrío.

Rapaces y agua

Con los calores estivales crece la querencia de las aves rapaces por la cercanía del agua. Bañarse y abrevar son rutinas imprescindibles para soportar las altas temperaturas y mantenerse en perfecto estado físico.

Esta águila calzada (Hieraaetus pennatus) acaba de darse un baño en las aguas del río Duero a su paso por la ciudad de Zamora y mientras acaba de secar su plumaje se da un paseo por la zuda (presa) de las aceñas o molinos harineros del barrio de Olivares.

Por su parte, este aguilucho lagunero (Circus aeruginosus) toma su baño cotidiano en una barrera del municipio de Muelas del Pan. Las barreras son pequeñas lagunas formadas por la extracción secular de barro, material que tenía un uso importantísimo en la construcción y que en el caso concreto de Muelas constituía la materia prima de su famosa artesanía alfarera.

También este milano negro (Milvus migrans) sacia su sed en una barrera de Muelas del Pan. Dada la fecha del encuentro (mediado el mes de agosto) no sería de extrañar que se tratara de un individuo en plena migración postnupcial que a estas alturas podría hallarse abrevando en un algún remoto oasis sahariano.

El avetorillo común en Zamora

Hembra de avetorillo. Zamora, 14 de abril de 2021.

No cabe duda de que la familia de las garzas (ardeidas) constituye uno de los grupos de aves más representativos de las riberas del Duero zamorano y al mismo tiempo uno de los más atractivos. El avetorillo común (Ixobrychus minutus) es el miembro de la familia de menores dimensiones (más pequeño que una paloma torcaz) y también el más difícil de observar.

Macho adulto. Zamora, 21 abril de 2018.

Esto último se debe sobre todo a sus hábitos, en gran medida nocturnos y crepusculares, y a su preferencia por anidar, alimentarse y refugiarse en el hábitat palustre, fundamentalmente en las masas de carrizos (Phragmites sp) y espadañas (Typha sp). A menudo es más fácil detectarlo por su voz, tanto el “ladrido” que emiten los machos durante el celo como, sobre todo, su más común “cacareo” de alarma.

Macho adulto. Zamora, 20 de abril de 2017.

Podemos decir que por estas tierras el avetorillo es casi un recién llegado. Prácticamente no hay citas en la provincia de Zamora antes de 1995, año en el que Fernando Borrego y yo localizamos una pareja en el río Duero a su paso por la capital, comprobando además su reproducción. Desde entonces su presencia se ha convertido en habitual en este tramo fluvial urbano, cuyas islas y riberas albergan la que, sin duda, es la población nidificante más importante de la provincia y una de las más numerosas de la cuenca del Duero.

Hembra. Zamora, 25 de abril de 2021.

Distribución actual de la población reproductora de avetorillo común en la provincia de Zamora.

En la actualidad se ha extendido por de las riberas y vegas del río Duero a su paso por los municipios de Pereruela, Zamora, Villaralbo, Toro y Coreses. En esta última localidad hay una pequeña población que nidifica en antiguas extracciones de grava. En mucha menor medida lo encontramos siguiendo el cauce de los ríos Valderaduey y Esla. En este último, cerca de Benavente, fue comprobada su nidificación muy recientemente por el naturalista Cristian Osorio. No tenemos información precisa sobre el tamaño de la población zamorana de avetorillo pero, al menos algunos años, superaría con holgura las 35 parejas.

Macho. Zamora, abril de 2018.

Generalmente, se le considera una especie migradora que permanece en nuestras latitudes solamente entre los meses de abril y septiembre. Sin embargo, es conocido que los avetorillos zamoranos son parcialmente sedentarios. Desde hace al menos 15 años resulta habitual detectar su presencia a lo largo de todo el otoño y el invierno. Por ejemplo, en enero de 2021 censé nueve ejemplares en un recorrido de 7 km de longitud, siguiendo el cauce del Duero dentro del municipio de Zamora. Aparentemente, un porcentaje importante de los avetorillos zamoranos se quedan aquí durante todo el año.

Hembra. Zamora, 14 de abril de 2021.

El 25 de julio “Zamora, Aves y Naturaleza” recorre de nuevo las riberas del Duero

Garza imperial (Ardea purpurea) y garza real (Ardea cinerea) en Zamora capital.

Las ardeidas (garzas, garcillas, garcetas, martinetes, avetorillo) son durante todo el año las grandes protagonistas de las actividades de observación de aves del programa “ZAMORA, AVES Y NATURALEZA”, realizadas en el tramo fluvial urbano del Duero a su paso por la ciudad de Zamora.

Garcilla bueyera (Bubulcus ibis) en Zamora capital.

La presencia de una importante población reproductora de garza real (Ardea cinerea), garcilla bueyera (Bubulcus ibis), martinete (Nycticorax nycticorax) y avetorillo (Ixobrychus minutus) y, en menor medida, garceta común (Egretta garzetta) y garza imperial (Ardea purpurea), junto con la existencia de dormideros comunales de martinete, garcilla bueyera, garceta común e incluso garceta grande (Ardea alba), garantizan en todo momento excelentes observaciones de una variada representación de esta familia de pelecaniformes.

Martinetes (Nycticorax nycticorax) en Zamora capital.
Garceta grande (Ardea alba) en Zamora capital

El domingo 25 de julio, en horario de mañana, tendrá lugar una nueva actividad de este programa. Aprovecha esta oportunidad para conocer y disfrutar la diversa y apasionante avifauna de las riberas e islas del Duero.

Inscripción gratuita. Para más información e inscripciones, enviar un mensaje de whatsapp o telegram al 676046551 o un e-mail a zamorabiodiversa@gmail.com.

Avetorillo (Ixobrychus minutus)

“Zamora, Aves y Naturaleza” es un programa de la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Zamora con la colaboración de Erithacus-Observación y Zamora BioDiversa.

Garceta común (Egretta garzetta) en Zamora capital.

Por riberas, cañones, campiñas y lagunas

Riberas e islas del Duero en Zamora. Foto Zamora BioDiversa.

La ciudad de Zamora reúne una cantidad notable de atractivos para los aficionados a la observación y fotografía de aves. Sin moverse de su casco urbano, las riberas del Duero muestran unas condiciones excepcionales para practicar estas aficiones. A la más que notable variedad de especies presentes (más de 180) -con excelentes poblaciones de ardeidas (avetorillo, martinete, garza real, garcilla bueyera…) y rapaces forestales (milano negro, milano real invernante, águila calzada…)- se unen las grandes facilidades para el avistamiento cómodo y cercano que ofrecen los prolongados paseos que acompañan el curso del río y el rosario de islas, puentes y presas o zudas que lo jalonan.

El Duero en las inmediaciones del barrio de Carrascal. Foto Zamora BioDiversa.

En su entorno más inmediato, en un radio de no más de 15-20 km, podemos visitar áreas de gran interés para las aves y la fauna en general y con grandes atractivos paisajísticos: el barrio de Carrascal, las dehesas del municipio de Zamora, las riberas de Villaralbo, las lagunas de Coreses, la ZEPA “Llanos del Guareña” (importante para aves esteparias como la avutarda y la ortega) y la ZEPA “Cañones del Duero”, donde dan comienzo realmente las arribes o arribas del Duero y con ellas la presencia de aves de nidificación rupícola como la cigüeña negra, el alimoche y las águilas perdicera y real.

Cernícalo primilla (Falco naumanni) en la reserva natural de Villafáfila. Foto Zamora BioDiversa.

Y con apenas 40-50 km de desplazamiento alcanzamos espacios naturales de fama internacional como la reserva natural “Lagunas de Villafáfila” y el parque natural “Arribes del Duero”. Así que no cabe duda de que Zamora se ha convertido en un destino ideal para los amantes de las aves silvestres.

Arribes del Duero en el municipio de Fariza (Zamora). Foto Zamora BioDiversa.

En las últimas semanas hemos tenido el placer de acompañar a muchas personas que nos han visitado procedentes de lugares muy diversos con un propósito primordial: conocer y disfrutar nuestra fauna y paisajes.

Disfrutando con el sisón. Foto Zamora BioDiversa.

Charo y Marta, dos amigas entusiastas de las aves, vinieron desde Cantabria y Vizcaya en busca de nuestras afamadas rapaces y esteparias. Con ellas -y con Gonzalo Criado de Erithacus-Observación de Naturaleza- recorrimos espacios tan dispares como las lagunas y estepas de Tierra de Campos, las campiñas del Valle Valverde, las riberas del Duero y del Esla, el parque natural de Arribes, el barrio zamorano de Carrascal y el bosque de Valorio. Se fueron con más de 110 especies de aves en la lista y una sonrisa en los labios tras ver cumplido su sueño de ver al cada vez más escaso y amenazado sisón.

Aguila real (Aquila chrysaetos) en el barrio de Carrascal. Foto: Charo Mendoza.
Sisón (Tetrax tetrax) en el Valle Valverde (Zamora). Foto Zamora BioDiversa.
Por los cañones del Duero y el Esla. Foto Saliegos Birding.

Suzi y Yago son una pareja de amantes de las aves que viven en Viena y que nos visitaron hace unas semanas para conocer “Zamora, la Ciudad de las Aves” y su magnífico entorno natural. Junto con nuestros colegas de Saliegos Birding los acompañamos por la Zona de Especial Protección para las Aves “Cañones del Duero” y las dehesas y riberas del municipio de Zamora.

Buitre negro (Aegypius monachus) en Villaseco del Pan. Foto Yago Avanzini.

En una sola jornada pudimos observar más de 80 especies diferentes, incluyendo ni más ni menos que 19 especies de rapaces, el grupo de aves preferido por nuestros visitantes y del cual la comarca de Zamora constituye un área de enorme variedad.  Elanio común, buitre negro, alimoche, águila real y águila perdicera fueron algunas de las especies que pudimos captar con nuestras retinas y objetivos. Una excursión inolvidable.

Elanio común (Elanus caeruelus) en Tierra del Pan. Foto Zamora BioDiversa.
Espiando a los elanios. Foto Zamora BioDiversa.

Rebeca, Juan y Carlos, tres grandes aficionados a las  aves y la fotografía, residentes en Miranda de Ebro y Vitoria, vinieron a Zamora para disfrutar de su fauna y paisajes. Tuvimos el placer de acompañarles durante dos mañanas para ver y fotografiar con ellos las aves de las riberas del Duero a su paso por Zamora capital y las de la ZEPA “Cañones del Duero”, a apenas una veintena de kilómetros de esta ciudad.

Pájaros moscones (Remiz pendulinus) en Zamora. Foto Cózar Natura.
Martinete común (Nycticorax nycticorax) en Zamora. Foto Cózar Natura.

En las riberas del Duero tuvimos excelentes observaciones de martinetes, garcillas bueyeras, garzas reales, águilas calzadas, milanos negros, pájaros moscones ¡e incluso sendas parejas de charrán común y de charrancito!. En los cañones, la lista también fue muy considerable e interesante, incluyendo entre otras aves: cigüeña negra, elanio común, alimoche, buitre negro, águila culebrera, águila perdicera, aguilucho cenizo, milano real, críalo, alcaudón real, alcaudón común y gorrión moruno. También disfrutamos un montón con los magníficos lagartos ocelados que se soleaban en los caminos.

Críalo europeo (Clamator glandarius) en Zamora. Foto Zamora BioDiversa.
Lagarto ocelado (Timon lepidus) en Villaseco del Pan. Foto Zamora BioDiversa.

Muchas gracias a todos por vuestras visitas, simpatía y amabilidad. Os esperamos para seguir explorando juntos Zamora. Ya sabéis que quedan muchos de sus secretos por descubrir.

Disfrutando con las aves de las riberas de Villaralbo

Foto Gloria Zaragoza

El pasado sábado 26 de junio “Zamora, Aves y Naturaleza” visitó los magníficos sotos que se extienden por las riberas e islas del Duero a su paso por el municipio zamorano de Villaralbo.

Garza imperial (Ardea purpurea). Foto Zamora BioDiversa.
Somormujo lavanco (Podiceps cristatus). Foto Zamora BioDiversa.

Los participantes en la actividad pudieron conocer su variada e interesante fauna, tanto forestal como acuática. Entre las aves observadas destacar especies como el somormujo lavanco, la garza imperial, la garza real, el martinete o el cormorán grande.

Milano negro (Milvus migrans). Foto Zamora BioDiversa.
Abejero europeo (Pernis apivorus). Foto Zamora BioDiversa.

Igualmente fueron protagonistas las aves rapaces, de las cuales se vieron a placer las siguientes especies: el milano negro, el milano real, el águila calzada, el abejero europeo, el aguilucho lagunero y el busardo ratonero.

Foto Eduardo Martín

Los espesos bosques de ribera, con su añosa y profusa vegetación, también causaron una honda impresión a los visitantes. Todos quedamos con muchas ganas de regresar en breve y seguir recorriendo los bien señalizados y cuidados senderos de las riberas de Villaralbo.

Mariposa de los muros (Pararge aegeria). Foto Zamora BioDiversa.

“Zamora, Aves y Naturaleza” es un programa de la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Zamora con la colaboración de Erithacus-Observación y Zamora BioDiversa. Para más información e inscripciones, enviar un mensaje de whatsapp o telegram al 676046551 o un e-mail a zamorabiodiversa@gmail.com

Descubriendo otro Valorio

Los gigantescos y dos veces centenarios pinos piñoneros (Pinus pinea) que constituyen la imagen más conocida de Valorio.

El bosque de Valorio, propiedad del Ayuntamiento de Zamora, se salvó casi de milagro de ser succionado por ese agujero negro que fueron, para las masas arboladas españolas, las desamortizaciones del XIX. Las gestiones, ruegos y dilaciones de nuestros munícipes de aquella para que la ciudad conservara su bosque dieron sus frutos y ello explica la rara y afortunada anomalía de una pequeña ciudad de la meseta que disfruta de un pequeño pero valioso y ameno enclave forestal justo desde el final de sus últimas calles.

Esta primavera Valorio está siendo el escenario de algunas de las actividades de observación de fauna y flora del programa “Zamora, Aves y Naturaleza” de la Concejalía de Turismo. Gracias a ello, algunos zamoranos y también algunos visitantes (esperamos que pronto sean muchos más) están descubriendo lo que bastantes de ellos ya intuían: que Valorio es algo más que un área recreativa grandota donde se puede merendar, hacer deporte o celebrar un cumpleaños. Que es una verdadera reserva natural a las puertas de la ciudad.

Rodal relíctico de roble carbizo (Quercus pyrenaica) en el bosque de Valorio.

Hace más de un siglo y medio que ya no se dedica a la producción forestal o al aprovechamiento ganadero y que su uso es exclusivamente recreativo (fue una de las condiciones para librarse de la desamortización). Pero, además, hoy que estamos envueltos en una crisis de biodiversidad sin precedentes, hay otro papel de nuestro bosque urbano que debemos resaltar por encima de toda consideración: precisamente la conservación de la diversidad biológica. Toda gestión que se haga de Valorio debería considerar este aspecto de modo primordial.

Cárabo común (Strix aluco) descansando en el hueco de un viejo álamo blanco (Populus alba). La conservación de abundante arbolado maduro es uno de los aspectos más interesantes de este bosque.

Los ciudadanos que participaron el sábado pasado en la actividad nº 97 de “Zamora, Aves y Naturaleza” tuvieron la oportunidad de conocer ese Valorio salvaje y diverso. A lo largo del paseo, de algo más de tres horas de duración, vieron y escucharon 27 especies diferentes de aves, desde los ruiseñores y cárabos que han dado fama a Valorio en el mundo de los observadores de aves hasta rapaces como el milano negro, el águila calzada o el buitre leonado que sobrevolaban continuamente el bosque. Pero también contemplaron un fascinante mundo de pequeñas criaturas increíbles: las mariposas y otros insectos. Esto dio pie para resaltar la importancia de mantener claros en el bosque donde se permita el crecimiento de plantas que favorecen la presencia de estos polinizadores, cuya conservación es fundamental. Valorio, al contrario de lo que se afirma en numerosas ocasiones, no sufre una verdadera falta de arbolado.

Cañaflejas (Thapsia villosa) en un claro del bosque. Esta apiácea resulta muy atractiva para numerosos insectos que se alimentan en sus flores.

Podéis haceros una idea de lo que se vio en la ruta del sábado gracias a las estupendas fotos que nos han dejado tres de los participantes en la actividad, a los cuales agradecemos desde aquí su amabilidad: Noelia Borrego, Carmen Carrascal y Luis Domingo Sánchez.

Aciano (Centaurea cyanus). Foto: Noelia Borrego.
Yerba pastel (Isatis tinctoria). Foto: Noelia Borrego.
Orquídea abejera (Ophrys sphegodes). Foto: Noelia Borrego.
Avispa ichneumón (Diphyus sp). Foto: Luis Domingo Sánchez
Mosca de las flores (Volucella zonaria). Foto: Noelia Borrego.
Abejorro común (Bombus terrestris). Foto: Noelia Borrego.
Chinche rayada (Graphosoma linneata) sobre flores de cañafleja (Thapsia villosa). Foto: Carmen Carrascal.
Toro del sol (Heliotaurus ruficollis) sobre cañafleja. Foto: Noelia Borrego.
Loba (Maniola jurtina). Foto: Noelia Borrego.
Mariposa de los muros (Pararge aegeria). Foto: Noelia Borrego.
Pandora (Argynnis pandora). Foto: Luis Domingo Sánchez.
Blanquiverdosa meridional (Euchloe crameri). Foto: Noelia Borrego.
Carbonero común (Parus major). Foto: Noelia Borrego.
Oropéndola europea (Oriolus oriolus). Foto: Noelia Borrego.
Petirrojo europeo (Erithacus rubecula). Foto: Noelia Borrego.

El próximo sábado 12 de junio volveremos a sumergirnos en el Valorio menos conocido. Repetiremos la visita en meses sucesivos con el propósito de que cada vez más personas descubran y comprendan la verdadera magia de nuestro pequeño bosque cercano.

“Zamora, Aves y Naturaleza” es un programa del AYUNTAMIENTO DE ZAMORA desarrollado con la colaboración de Erithacus-Observación de Naturaleza y de Zamora BioDiversa. Para más información e inscripciones, enviar un mensaje de whatsapp al 676046551 (José Alfredo).

Novedades en las riberas del Duero

Nido de garza real (Ardea cinerea) con dos pollos grandes. Detrás se ve un nido de martinete (Nycticorax nyticorax), con dos pollos también.

Con los calores últimos y la escasez de lluvias se va consumiendo como una vela la primavera y el verano se adelanta y comienza a enseñar su rostro amarillento. En las riberas del Duero la temporada de reproducción de las aves se encuentra en pleno apogeo. Es tiempo de nidos repletos, nidos desbordados por las masas de jóvenes picos, plumones blancos, plumas primerizas.

Pollo ramero de martinete común (Nycticorax nycticorax)

En la colonia de las ardeidas se ven ya nidos de garza real (Ardea cinerea) vacíos y otros con pollos completamente desarrollados a los que quedan muy pocos días de permanencia en la plataforma donde vinieron al mundo. También algunos jóvenes martinetes (Nycticorax nycticorax) rameros se mueven ahora fuera de sus nidos. La gran novedad es la aparición de un pequeño grupo de garcillas bueyeras (Bubulcus ibis) -no menos de cinco parejas- que se acaban de instalar en la colonia. Alguna está ya incubando, otras comenzando a construir sus pequeños nidos. Junto a ellas, al menos una pareja de garcetas comunes (Egretta garzetta) que entran en un punto oculto en la espesura del arbolado ribereño portando ramas. Una pareja de otra ardeida, la menor de todas, el avetorillo común, alimenta en un carrizal cercano a dos pollos medio emplumados.

Pareja de garcillas bueyeras (Bubulcus ibis)

También los nidos de rapaces están ocupados. En un nido de milano negro (Milvus migrans) se ve a la madre protegiendo a un polluelo cubierto todavía de plumón blanquísimo. En otro, muy próximo, la milana alimenta a tres pollos muy crecidos y emplumados. En los dos nidos de águila calzada (Hieraetus pennatus), de fenología reproductora más tardía, las hembras están aún echadas, aparentemente ocupadas en la incubación de la puesta.

Nido de milano negro (Milvus migrans) con tres pollos alimentados por su madre.

La temporada está resultando particularmente productiva para la población reproductora de cigüeña blanca (Ciconia ciconia). Abundan en árboles, torres y espadañas los nidos con tres pollos e incluso observamos uno con cuatro cigoñinos que no tardarán mucho en volar.

Nido de cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) en el casco antiguo de Zamora, con cuatro pollos acompañados por un adulto.

Las joyas multicolores de nuestro río también se dejan ver durante el paseo. Una pareja de martines pescadores (Alcedo athis) acechan a los pececicos en una zuda. En la colonia de abejarucos (Merops apiaster), mucho menos nutrida que otros años, se observa bastante actividad, con entradas y salidas frecuentes de sus túneles. Un solitario somormujo lavanco (Podiceps cristatus), impresionante con sus galas nupciales se deja ver junto al Puente de Piedra. Es un viejo conocido que lleva varios meses con nosotros.

Pareja de martines pescadores (Alcedo athis)

Al filo del mediodía descubrimos un pequeño grupo de buitres leonados (Gyps fulvus) sobrevolando el corazón de la ciudad, a un tiro de piedra de la Plaza Mayor. Les acompaña un imponente y majestuoso buitre negro, la rapaz más grande del continente europeo. Sin duda, la mejor observación de la mañana. Al final, la lista completa de aves vistas u oídas, alcanza las 50 especies. Podéis verla al final de esta entrada.

Abejaruco europeo (Merops apiaster)

El viernes por la tarde vamos a compartir este mundo fascinante y atareado que bulle a tan solo unos cientos de metros de nuestras casas. Será en la próxima actividad de observación de fauna del programa “Zamora, Aves y Naturaleza”. Aún quedan plazas disponibles: si queréis, podéis acompañarnos.

“Zamora, Aves y Naturaleza” es un programa del AYUNTAMIENTO DE ZAMORA desarrollado con la colaboración de Erithacus-Observación de Naturaleza y de Zamora BioDiversa. Para más información e inscripciones, enviar un mensaje de whatsapp al 676046551 (José Alfredo).

Somormujo lavanco (Podiceps cristatus)

Lista de aves anotadas el 2 de junio de 2021 en las riberas del Duero a su paso por la ciudad de Zamora. Duración: 2 horas y 35 minutos. Longitud recorrida: 3 km. Se indica el número de ejemplares anotados de cada especie.

Ánade azulón (Anas platyrhynchos)  16
Somormujo lavanco (Podiceps cristatus)  1
Paloma bravía (doméstica) (Columba livia)  170
Paloma torcaz (Columba palumbus)  32
Tórtola turca (Streptopelia decaocto)  7
Vencejo común (Apus apus)  250
Gallineta común (Gallinula chloropus)  7
Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)  21

Cormorán grande (Phalacrocorax carbo) 10
Avetorillo común (Ixobrychus minutus)  6   
Garza real (Ardea cinerea)  37
Garceta común (Egretta garzetta)  2
Garcilla bueyera (Bubulcus ibis)  10
Martinete común (Nycticorax nycticorax)  17
Buitre negro (Aegypius monachus)  1
Buitre leonado (Gyps fulvus)  5
Águila calzada (Hieraaetus pennatus)  3
Milano negro (Milvus migrans)  18
Martín pescador común (Alcedo atthis)  2
Abejaruco europeo (Merops apiaster)  5
Pico menor (Dryobates minor)  1
Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus)  1
Oropéndola europea (Oriolus oriolus)  3
Urraca común (Pica pica)  9
Grajilla occidental (Corvus monedula)  10
Herrerillo común (Cyanistes caeruleus)  3
Carbonero común (Parus major)  5
Pájaro moscón europeo (Remiz pendulinus)  3
Zarcero políglota (Hippolais polyglotta)  2
Carricero común (Acrocephalus scirpaceus)  8
Carricero tordal (Acrocephalus arundinaceus)  1
Avión roquero (Ptyonoprogne rupestris)  2
Golondrina común (Hirundo rustica)  8
Avión común (Delichon urbicum)  4
Mosquitero ibérico (Phylloscopus ibericus)  1
Cetia ruiseñor (Cettia cetti)  6
Curruca capirotada (Sylvia atricapilla)  2
Agateador europeo (Certhia brachydactyla)  2
Chochín común (Troglodytes troglodytes)  1
Estornino negro (Sturnus unicolor)  14
Mirlo común (Turdus merula)  3
Petirrojo europeo (Erithacus rubecula)  2
Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos)  4
Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)  3
Gorrión común (Passer domesticus)  15
Gorrión molinero (Passer montanus)  27
Lavandera blanca (Motacilla alba)  3
Verderón común (Chloris chloris)  2
Jilguero europeo (Carduelis carduelis)  4
Serín verdecillo (Serinus serinus)  4