La Moradilla del fresno en Zamora

Tábara (Zamora), 21 de junio de 2020.

La Moradilla del fresno (Laeosopis roboris) es un licénido cuya distribución mundial se limita a la península ibérica y la parte mediterránea de Francia. Habita en bosques de ribera bien conservados con presencia de las plantas nutricias de sus larvas: los fresnos (Fraxinus angustifolia y Fraxinus excelsior). Los adultos pasan la mayor parte del tiempo posados en las copas de los árboles, lo que dificulta un tanto su localización.

Distribución de Laeosopis roboris en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora (2014-2020) de NaturZamora-AZCN:

En los trabajos de campo para el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora de NaturZamora-Asociación Zamorana de Ciencias Naturales, llevados a cabo en el período 2014-2020, se ha detectado su presencia en 32 cuadrículas UTM de 10×10 km. En esta provincia presenta una distribución de carácter marcadamente occidental, restringida a las comarcas de Sanabria, La Carballeda, Aliste, Tábara, Alba y el oeste de Sayago.

En Zamora se ha encontrado en altitudes comprendidas entre los 530 y los 1280 msnm. La observación de los adultos se ha producido desde principios del mes de junio hasta mediados del de agosto.

Agradecer a las siguientes personas su aportación de citas de esta especie para el Atlas: Noelia Borrego, Emmanuel D’Hoore, Hipólito Hernández, Lourdes Hernández, María Isabel Martín, Cristian Osorio, Juan José Ramos y Alfonso Rodrigo.

Vide de Alba (Zamora), 10 de junio de 2015.

A mariposas por la Culebra

Ninfa de los arroyos (Limenitis reducta)

El domingo pasado visitamos la sierra de la Culebra, accediendo por su sector más suroriental, concretamente desde la villa de Tábara. Aunque esta sierra zamorana es famosa, sobre todo, por sus buenas poblaciones de lobo (Canis lupus) y sus excelentes condiciones para la observación de este emblemático carnívoro, la Culebra alberga muchos otros valores naturales, menos conocidos pero no menos interesantes. Entre ellos, su variada y nutrida comunidad de lepidópteros: y eran estos maravillosos insectos -una vez más- los que motivaban nuestra visita.

Ninfa de los arroyos (Limenitis reducta)

Y -para que lo vamos a ocultar- nuestro principal objetivo lo constituía esa verdadera niña de nuestros ojos que es la Ninfa de los arroyos (Limenitis reducta), bellísimo ninfálido que en esta época del año resulta frecuente en los bosques de ribera del entorno de la sierra y, en general, de todo el noroeste de la provincia. El objetivo se vio cumplido muy satisfactoriamente, con la observación de no menos de seis ejemplares de esta vibrante mariposa diurna.

Ninfa de los arroyos (Limenitis reducta)

No hicimos ascos, ciertamente, al resto de volanderas presentes en el paseo, una auténtica pléyade. Constántemente. llamaban nuestra atención las magníficas Pardo-rubias (Hipparchia semele) que en notable cantidad encontrábamos posadas a lo largo del camino, buscando la sombra con avidez.

Pardo-rubia (Hipparchia semele)

Igualmente, resultaba imposible no dedicar unos instantes a las sensacionales Pavo real (Aglais io) que libaban sales en las embarradas cunetas del sendero, mostrándonos su manto multicolor.

Pavo real (Aglais io)

Además, estuvimos un buen rato buscando a otra especialidad de los sotos del occidente zamorano que vuela, precisamente en esta temporada: entre las últimas semanas de la primavera y las primeras del verano. Me refiero a la Moradilla del Fresno (Laeosopis roboris), un pequeño y activo lićenido que pasa la mayor parte del tiempo posado, a bastante altura, en las copas del arbolado ribereño, particularmente de los fresnos (Fraxinus angustifolia y Fraxinus excelsior)), plantas nutricias de sus orugas. Este tampoco nos falló.

Moradilla del fresno (Laeosopis roboris)

Moradilla del fresno (Laeosopis roboris)

Pongo debajo la lista de mariposas observadas en el paseo, que sumó un total de 27 especies. Una bella jornada.

Dorada orla ancha (Ochlodes sylvanus)

Dorada línea larga Thymelicus sylvestris

Dorada orla ancha Ochlodes sylvanus

Ajedrezada menor Pyrgus malvoides

Blanca esbelta Leptidea sinapis

Amarilla Colias croceus

Limonera Gonepteryx rhamni

Blanca verdinerviada Pieris napi

Blanquita de la col Pieris rapae

Maculada Pararge aegeria

Medioluto ibérica Melanargia lachesis

Loba Maniola jurtina

Pardo-rubia Hipparchia semele

Rey mozo Brintesia circe

Pandora Argynnis pandora

Niobe Argynnis niobe

Laurel Brenthis daphne

Sofía Issoria lathonia

Ninfa de los arroyos Limenitis reducta

Ortiguera Aglais urticae

Pavo real Aglais io

C-blanca Polygonia c-album

Moradilla del fresno Laeosopis roboris

Manto bicolor Lycaena phlaeas

Ícaro Polyommatus icarus

Náyade Celastrina argiolus

Canela estriada Lampides boeticus

Gris estriada Leptotes pirithous

Ninfa de los arroyos (Limenitis reducta)

A mariposas junto a la ciudad

El lunes di un pequeño paseo (un par de horas) para observar mariposas por un pequeño rincón ubicado en las afueras de Zamora, a poco más de un kilómetro de casa. Se trata de un pintoresco camino rodeado con vegetación abierta, paredes de piedra, zarzales, almendros y encinas dispersas en la ladera de un teso de areniscas.

El elenco de lepidópteros observados estuvo constituido por una buena representación de las especies más comunes por aquí en estas fechas del verano inicial, destacando por su abundancia Pieris rapae, Melanargia lachesis, Maniola jurtina y Pyronia cecilia.

Loba (Maniola jurtina)

Medioluto ibérica (Melanargia lachesis)

Además observé unos cuantos ejemplares de dos especies muy grandes y vistosas que me gustan especialmente: Papilio machaon y Brintesia circe.

Rey mozo (Brintesia circe)

Cópula de Rey mozo (Brintesia circe)

La lista completa incluyó un total de 15 especies:

Piquitos castaña Carcharodus alceae

Macaón Papilio machaon

Amarilla Colias croceus

Blanquita de la col Pieris rapae

Blanca de la col Pieris brassicae

Blanquiverdosa Pontia daplidice

Medioluto ibérica Melanargia lachesis

Loba Maniola jurtina

Lobito jaspeado Pyronia cecilia

Rey mozo Brintesia circe

Manto bicolor Lycaena phlaeas

Ícaro Polyommatus icarus

Morena Aricia cramera

Gris estriada Leptotes pirithous

Canela estriada Lampides boeticus

Ícaro (Polyommatus icarus)

Blanquiverdosa (Pontia daplidice)

Festival de mariposas

Pandora (Argynnis pandora)

Esta mañana, aprovechando el buen tiempo, que no tenía que trabajar y que con la fase 2 se amplia el horario de paseo y se puede por fin disfrutar de las horas del día realmente buenas para esta actividad, salí a dar un paseo largo por las afueras de Zamora con la única finalidad de observar mariposas.

Sofía (Issoria lathonia)

El objetivo, sencillamente, era localizar el máximo número de especies de estos bellos y apasionantes insectos, disfrutar con su contemplación y, de paso, hacer un poco de ejercicio y tomar el agradable sol.

Bosque de Valorio

El recorrido, de unos 9 km en total, discurrió primero por el bosque de Valorio, desde el que pasando por el Alto de Guimaré accedí al vecino Teso del Cuerno y, finalmente, bajé a la vega del Duero por donde regresé a la ciudad siguiendo el camino de las Aceñas de Gijón. De esta manera pude incluir varios medios diferentes, lo cual favoreció encontrar una mayor diversidad de especies.

Laderas del Teso del Cuerno

Camino de las Aceñas de Gijón

En estas fechas, con la vegetación comenzando a secarse, las especies exclusivas del período primaveral han desaparecido de esta localidad (como es el caso de Zegris eupheme o Tomares ballus) o bien se observan aún pero en números muy bajos (por ejemplo: Euchloe crameri y Melanargia occitanica).

Medioluto ibérica (Melanargia lachesis)

Por el contrario, vuelan ya abundantes las mariposas propias de la primavera tardía y el verano como Argynnis pandora, Melanargia lachesis, Maniola jurtina, Pyronia cecilia y las del género Thymelicus, todas ellas grandes amantes del calor intenso.

Náyade (Celastrina argiolus)

La lista final que obtuve, en general compuesta por especies comunes en la zona, resultó bastante satisfactoria, con un total de 26 especies. Junto a especies típicamente forestales, que solo aparecieron en Valorio (Celastrina argiolus y Polygonia c-album) salieron otras propias de los cerros con vegetación abierta: Papilio machaon, Melanargia occitanica, Muschampia proto

Polvillo dorado (Muschampia proto)

Aunque el Teso del Cuerno está formado principalmente por areniscas, contiene también algunas pequeñas crestas calizas, lo cual permite la presencia de algunos licénidos ligados a este tipo de terrenos, como es el caso de Lysandra bellargus.

Niña celeste (Lysandra bellargus)

Aquí tenéis la lista completa:

Dorada línea corta (Thymelicus lineola)

Dorada línea larga (Thymelicus sylvestris)

Polvillo dorado (Muschampia proto)

Macaón (Papilio machaon)

Amarilla o de la alfalfa (Colias croceus)

Blanca de la col (Pieris brassicae)

Blanca verdinerviada (Pieris napi)

Blanquita de la col (Pieris rapae)

Blanquiverdosa (Pontia daplidice)

Blanquiverdosa moteada (Euchloe crameri)

Saltacercas (Lasiommata megera)

Maculada (Pararge aegeria)

Medioluto ibérica (Melanargia lachesis)

Medioluto herumbrosa (Melanargia occitanica)

Loba (Maniola jurtina)

Lobito jaspeado (Pyronia cecilia)

Pandora (Argynnis pandora)

Sofía (Issoria lathonia)

Doncella mayor (Melitaea phoebe)

C-blanca o escisa (Polygonia c-album)

Bella dama, cardera o vanesa de los cardos (Vanessa cardui)

Manto bicolor (Lycaena phlaeas)

Niña celeste (Lysandra bellargus)

Dos puntos o ícaro (Polyommatus icarus)

Morena (Aricia cramera)

Náyade (Celastrina argiolus)

Manto bicolor (Lycaena phlaeas)

Ya tenía ganas de dedicar un paseo en condiciones a nuestras preciosas amigas y comprobar, una vez más, que el entorno inmediato de Zamora mantiene una diversidad biológica verdaderamente destacable. Esperemos que sus habitantes seamos lo suficientemente sensatos para conservarla, ahora y en el futuro.

Macaón (Papilio machaon)

Paseando por el bosque de los ruiseñores

En Zamora el bosque comienza justamente donde termina la ciudad. De modo que esta semana pasada y la anterior disfruté de algunos paseos matinales por Valorio, nuestro gran parque o pequeño bosque (según se mire).

Panel informativo sobre las aves del bosque de Valorio, que forma parte de la Ruta Ornitológica del Ayuntamiento de Zamora, con textos y fotos míos, por cierto. Por fin -más vale tarde que nunca- una mínima información al público sobre la fauna de la ciudad y de sus principales espacios naturales.

Una de las especies de pequeños paseriformes más llamativas en estas fechas es el zarcero políglota o común (Hippolais polyglotta). Los machos cantan ahora incesantemente, a menudo desde perchas bien visibles sobre la masa de arbustos espesos que son su hábitat predilecto.

Por su parte, la oropéndola (Oriolus oriolus) prefiere camuflarse entre las tupidas copas de los árboles, en especial los álamos y chopos que rodean el arroyo. Esta especie está bastante bien representada en Valorio pero no resulta fácil verla. En cambio, se escucha muy bien el canto de los machos, proclamando una y otra vez: “que-tengo-frío…que-tengo-frío…”. Tiene guasa que cuanto más calor hace, más repite la cantinela.

En cambio, no se oye ahora el “upupú…upupú…” de las abubillas (Upupa epops) pues en estos días se hallan muy atareadas con la alimentación de su pollada.

Las palomas torcaces (Columba palumbus) se cuentan, sin duda, entre las aves más abundante y características de Valorio. La densidad de población que alcanzan en esta pequeña masa forestal resulta excepcional.

Pero los grandes protagonistas de la primavera en Valorio son los ruiseñores comunes (Luscinia megarhynchos). Siguiendo el curso del arroyo nos acompañan constantemente sus potentes y melodiosos cantos. Valorio es, sin duda, el bosque de los ruiseñores.

Y si el ruiseñor encarna el papel protagonista entre los pájaros, la Pandora (Argynnis pandora) lo representa a su vez entre las mariposas. Desde mayo hasta septiembre, Valorio es también el bosque de las pandoras y estos bellísimos insectos depositan sus puestas en las abundantes y literarias violetas (Viola odorata) de su umbrío soto.

Otra mariposa que estoy viendo con frecuencia en los paseos: Vanesa de los cardos (Vanessa cardui). Extraordinaria viajera ampliamente distribuida por nuestro planeta.

Mariposa manchas verdes (Glaucopsyche alexis). Ese pequeño licénido, sin ser raro, no resulta muy frecuente de ver en Valorio.

En cambio, la mariposa Maculada (Pararge aegeria) llega a ser muy abundante. Este lepidóptero es un gran amante de los sotos y bosques umbríos.

También estamos en fechas muy propicias para la observación de diversas especies de hemípteros de la familia de los pentatómidos, como estos trovadores (Graphosoma lineatum) de llamativo traje a rayas…

…o esta curiosa chinche mediterránea (Carpocoris fuscispinus).

También estamos en tiempo de orquídeas. En Valorio, la especie más frecuente es la orquídea de la araña u orquídea abejera (Ophrys sphegodes).

Las cañaflejas (Thapsia villosa) que crecen en los claros del bosque atraen a numerosos insectos, fundamentales en la dieta de muchas aves y otros pequeños vertebrados.

En la gestión de los espacios naturales de propiedad pública, como Valorio, la conservación de la diversidad biológica debería de ser un elemento absolutamente prioritario. No podemos olvidar que nuestro bosque es mucho más que un lugar bonito donde ir a hacer deporte o a merendar.

La mariposa Macaón en Zamora

Papilio machaon. Fermoselle (Zamora), agosto de 2019.

La Macaón (Papilio machaon), que puede alcanzar los 8 cm de envergadura, es una de las mariposas diurnas de mayores dimensiones de Europa y, sin duda, una de las más bellas. Sobre un fondo de color amarillo pálido, sus alas muestran un dibujo de manchas y nervios marcados en negro. En el anverso de las alas posteriores presenta una banda de tono azulado y en el borde anal dos llamativos puntos rojos. También resultan muy características las largas colas que sobresalen de sus alas posteriores. Ciertamente, su tamaño y diseño la hacen fácilmente identificable: sólo podría confundirse con su pariente próxima, la mariposa Chupaleches (Iphiclides feisthamelii).

Papilio machaon. Zamora capital, marzo de 2019.
Iphiclides feisthamelii. San Cebrián de Castro (Zamora), agosto de 2015.

Distribución de Papilio machaon en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora. NaturZamora-AZCN (2014-2020).

Habita una gran variedad de biotopos, desde zonas agrícolas hasta praderas de montaña, generalmente en terrenos abiertos hasta los 2000 metros de altitud. Ampliamente distribuida por la región Paleártica, en la provincia de Zamora es una especie relativamente común y muy extendida. Sus mejores poblaciones se encuentran en las comarcas agrícolas del sur y el este de la provincia y en los cálidos entornos de los cañones fluviales del Duero y sus afluentes. No resulta raro verla volar en baldíos y tesos del interior de la capital y de su entorno inmediato.

Oruga de Papilio machaon sobre hinojo. Gema (Zamora), julio de 2015.

Precisa, eso sí, de la presencia de las plantas nutricias de sus orugas que son, fundamentalmente, el hinojo (Foeniculum vulgare) y la ruda (Ruta spp). Los machos adultos suelen encontrarse en zonas elevadas dentro de sus territorios donde es típico observarlos revoloteando y planeando contra el viento, como una cometa. Su período de vuelo en Zamora es muy amplio: suele comenzar a finales de febrero en la áreas más térmicas de la provincia (como las arribes del Duero) y se prolonga hasta finales del mes de octubre.

El nombre de su género, Papilio, significa “mariposa” en latín. En cuanto, al específico, Machaon, hace referencia a un personaje de la mitología griega, considerado el padre de la cirugía. Hijo de Asclepio, dios de la medicina, reinó junto a su hermano Podalirios sobre tres ciudades de la antigua Tesalia. Fue pretendiente de Helena y participó al lado de su hermano en la expedición aquea contra Troya, siendo uno de los guerreros que se introdujeron en la ciudad ocultos en el famoso caballo de madera.

En muchas de nuestras áreas agrícolas, las cunetas de carreteras y caminos y los cada vez más escasos linderos constituyen, con demasiada frecuencia, los únicos espacios disponibles para refugio de la fauna y la flora silvestres. Entre ellas se cuentan, habitualmente, la Macaón y su principal planta nutricia: el hinojo. La destrucción de estas estrechas franjas de vida, por quemas incontroladas, desbroces o -peor aún- mediante la fumigación con productos químicos, está ocasionando una importante disminución de los efectivos de estos bellísimos héroes alados y de muchas otras especies de insectos y plantas cuya pérdida no nos podemos permitir: en ellos reside el secreto de nuestra sanación.

Papilio machaon. Fermoselle (Zamora), septiembre de 2014.

Las mariposas medioluto en Zamora

Melanargia lachesis. Bosque de Valorio (Zamora), 12 de julio de 2018.

Entre el sinfín de mariposas que vuelan por nuestros campos, montes y serranías durante la primavera tardía y el verano, uno de los géneros más llamativos por su abundancia y por su belleza es el de las conocidas como mediolutos o melanargias. Se trata de mariposas de tamaño relativamente grande cuyas alas muestran -sobre un color de fondo blanco- complejos y preciosos dibujos que se diría pintados con tinta china.

Melanargia occitanica. Bretocino, 21 de mayo de 2017.

En Zamora contamos con importantes poblaciones de cuatro de las cinco especies ibéricas del género Melanargia: M. lachesis, M.russiae, M. occitanica, M. ines.

Melanargia lachesis. Bosque de Valorio (Zamora), 10 de julio de 2019.

Medioluto ibérica (Melanargia lachesis). Este endemismo ibérico es el representante del género más abundante y ampliamente extendido por la provincia de Zamora, en la que se puede encontrar a lo largo y ancho de toda su extensión. Vive en una gran variedad de medios, por lo general soleados y con cierta cobertura de vegetación natural donde abunden las gramíneas de que se alimentan sus orugas.

Distribución de Melanargia lachesis en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora (NaturZamora-AZCN. 2014-2019).

Resulta particularmente frecuente en las masas forestales abiertas y áreas arbustivas y con pastos de las comarcas más occidentales, desde Sayago hasta Sanabria. Su rango de altitud en Zamora abarca desde los 350 hasta los 1800 msnm. Su período de vuelo comprende desde mediados de mayo hasta principios de septiembre.

Melanargia russiae. San Martín de Castañeda, 3 de julio de 2015.

Medioluto montañera (Melanargia russiae). Como indica su nombre, se trata de una especie limitada a espacios serranos, especialmente zonas de matorral, claros forestales y pastizales en la comarca de Sanabria.

Distribución de Melanargia russiae en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora (NaturZamora-AZCN. 2014-2019).

Vuela entre los 1000 y los 2000 msnm. Su período se extiende entre principios de junio y principios de septiembre.

Melanargia occitanica. Villaseco del Pan, 13 de mayo de 2014.

Medioluto herrumbrosa (Melanargia occitanica). Se la encuentra de forma salpicada por buena parte de la provincia pero es más frecuente en el entorno de los cañones del Duero y el Esla y en las sierras del sur de Sanabria.

Distribución de Melanargia occitanica en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora (NaturZamora-AZCN. 2014-2019).

Prefiere zonas secas y soleadas con vegetación abierta y relieve algo abrupto, entre 500 y 1500 msnm. Su período de vuelo abarca desde primeros de mayo hasta finales de junio.

Melanargia ines. Fermoselle, 8 de mayo de 2014.

Medioluto ines (Melanargia ines). En Zamora se encuentra fundamentalmente en el entorno del sistema de cañones fluviales que forman los ríos Duero, Tormes, Esla y Aliste en el suroeste de la provincia, donde llega a ser abundante. Fuera de este sector resulta más escasa y está muy localizada.

Distribución de Melanargia ines en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora (NaturZamora-AZCN. 2014-2019).

Le gustan las zonas secas y soleadas, a menudo encinares abiertos, entre 350 y 800 msnm. Vuela desde finales de abril hasta mediados de junio.

Melanargia lachesis. Tábara, 20 de junio de 2019.

Zegríes e Isatides

Cada especie de mariposa se encuentra asociada a una o varias especies de plantas, de las cuales se nutren necesariamente sus orugas, de tal modo que la presencia de esas plantas es condición imprescindible para su reproducción.

Zegris eupheme. Bosque de Valorio (Zamora), 6 de mayo de 2019.

En el caso de la preciosa, y cada vez más amenazada, Zegrí (Zegris eupheme), una de sus plantas nutricias -la más habitual en nuestra región- es la conocida como hierba pastel o isatide (Isatis tinctoria), una brasicácea que tuvo una gran importancia para la industria del tinte, pues hasta el sigo XVI fue la única fuente de colorante azul conocida en Europa (denominado añil), manteniéndose su uso incluso hasta el siglo XX.

Isatis tinctoria. Bosque de Valorio (Zamora), 6 de mayo de 2019.

Ambas especies están presentes en los alrededores de Zamora, donde las podemos disfrutar especialmente en estos días de mayo, que es cuando florece esplendoroso el isatide y los zegríes recorren los altos y laderas de los tesos con sus velocísimos e incansables vuelos.

Zegris eupheme. Bosque de Valorio (Zamora), 6 de mayo de 2019.

La Ninfa de los arroyos en Zamora

Muelas del Pan, 3 de julio de 2016.

Bello y elegante diseño y vuelo potente a la vez que ligero y vibrante, caracterizan a la Ninfa de los arroyos (Limenitis reducta). Amante del calor y al mismo tiempo de los ambientes húmedos, la encontramos casi siempre ligada a los bosques de ribera que siguen el cauce de arroyos y ríos, con espeso sotobosque, buscando de preferencia los pequeños claros y los bordes de los caminos forestales. Y siempre con presencia de las plantas nutricias de sus larvas: las olorosas madreselvas (Lonicera spp). Su período de vuelo abarca en Zamora desde finales de mayo hasta mediados de agosto.

Distribución de Limenitis reducta en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora de NaturZamora-AZCN (2014-2020).

Se distribuye por la mitad meridional de continente europeo mientras que en la península ibérica se ciñe fundamentalmente a su mitad septentrional. En nuestra provincia se extiende principalmente por el sector noroccidental: Sanabria, La Carballeda y Aliste, donde se encuentran las densidades relativamente más altas. Penetra hacia el este por los valles de los río Tera y Eria y siguiendo los relieves de la sierra de la Culebra. Hacia el sur se encuentra escasa en el entorno de las arribas del Duero y -muy rara y localizada ya- en el entorno de la capital. Ocupa un rango de altitud comprendido entre los 500 y los 1500 m.

Tábara, 16 de junio de 2018.

La mariposa Arlequín en Zamora

Zamora capital, 23 de marzo de 2014

La Arlequín (Zerynthia rumina) es una de nuestras más bellas mariposas diurnas y, sin duda, una de mis favoritas. Se distribuye exclusivamente por la península Ibérica, Francia mediterránea y el Magreb. Su presencia está siempre ligada a la de las plantas nutricias de sus orugas, pertenecientes al género Aristolochia.

Distribución de Zerynthia rumina en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora de NaturZamora-AZCN (2014-2020).

Habita en bosques y matorrales donde crezcan estas plantas, evitando las zonas cultivadas o muy pastoreadas y las grandes altitudes. Resulta más abundante en áreas cálidas. Ocupa gran parte de la provincia de Zamora, principalmente en sus dos tercios occidentales.

Zamora capital, 25 de marzo de 2019.

Aunque suele ser escasa, alcanza densidades relativamente elevadas en los cañones y valles fluviales agrestes de los ríos Tormes, Duero, Esla, Aliste y Manzanas. En el entorno de la capital también está presente aunque en número muy bajo. Se la puede encontrar desde las zonas más bajas de la provincia hasta unos 1.400 m en Sanabria, rarificándose con el aumento de la altitud. Comienza a volar entre principios y mediados de marzo, observándose hasta entrado el mes de junio.

Zamora capital, 12 de abril de 2016.