Avutardas y mucho más: la esplendorosa primavera de Villafáfila

Los pasados domingos 28 de marzo y 4 de abril tuvieron lugar sendas jornadas de nuestra actividad de observación de aves “La rueda de la avutarda en Villáfila”, actividad que llevamos a acabo en colaboración con nuestros amigos de Erithacus-Observación de Naturaleza (aquí podéis ver su interesante crónica de una de estas jornadas).

(Fotografía de Alicia Casillas)

En estas fechas primaverales, la famosa reserva natural zamorana se encuentra en todo su esplendor, tanto el complejo lagunar, rebosante de agua y de aves acuáticas, como la campiña cerealista, donde el vistoso cortejo de los machos de la enorme avutarda común constituyen el máximo atractivo y una excusa perfecta para una visita. No olvidemos que Villafáfila alberga la población más densa a nivel mundial de estas magníficas e impresionantes aves.

En ambas jornadas pudimos disfrutar de la espectacular rueda de los “avetardos” o “barbones”. Siempre desde observatorios y puntos de observación autorizados, a distancia prudencial, sin ocasionarles ninguna clase de molestia. (Fotografía de Hortensia Cobreros).

(Fotografía de Luis Domingo Sánchez)

Pero no sólo disfrutamos con los gigantes esteparios. También estamos viendo una gran cantidad y variedad de aves rapaces, como esta majestuosa águila imperial ibérica que nos sobrevoló en dos ocasiones durante la segunda jornada (Fotografía de Luis Domingo Sánchez).

Otra bonita ave que estamos viendo frecuentemente en nuestros recorridos por la reserva es la abubilla.

Las abundantes lagunas y lavajos que dan renombre internacional a Villafáfila están ahora repletos de limícolas migradores, como el elegante archibebe común
y los aguerridos combatientes.
Las abundantes y zanquilargas cigüeñuelas son tal vez los limícolas más característicos de las salinas durante la primavera (Foto de Hortensia Cobreros).
Verdadera magia vivimos observando en vivo y en directo la migración de una bando de espátulas que volaban en dirección a sus áreas de cría en el noroeste de Europa, tras haber descansado brevemente en las salinas (Foto de Luis Domingo Sánchez).
No nos podemos olvidar de los gratos momentos vividos en el entorno de los pueblos y palomares de adobe, donde observamos interesantísmas aves antropófilas como el precioso y amenzado cernícalo primilla,
el simpático gorrión chillón

o la misteriosa cazadora nocturna, la lechuza común o coruja, como se la conoce en estas tierras zamoranas.
También tuvimos nuestros pequeños instantes dedicados a nuestras más bellas amigas, las mariposas, como esta impresionante Macaón fotografiada por Hortensia Cobreros.

El próximo domingo, 11 de abril, repetimos la visita. Todavía contamos con unas pocas plazas disponibles. Si os animáis a acompañarnos, aquí debajo tenéis más información y los contactos:

NOS VAMOS A VILLAFÁFILA

Grullas comunes (Grus grus) en la Reserva Natural “Lagunas de Villafáfila” (Zamora)

Los días 17 y 24 de noviembre, ZAMORA, AVES Y NATURALEZA se desplaza a la Reserva Natural “Lagunas de Villafáfila”. En esas fechas, centenares de grullas comunes (Grus grus) procedentes del Norte de Europa, se alimentan y descansan en la reserva antes de continuar su periplo hacia las zonas de invernada en el Oeste de la península Ibérica, ofreciendo un magnífico espectáculo natural. También disfrutaremos con otras especies, como las avutardas, ánsares, ánades, avefrías, aguiluchos laguneros, milanos reales y otras muchas aves que se pueden encontrar en Tierra de Campos durante el otoño.

Para más información e inscripciones escribir un mensaje de whatsapp al 676046551 (José Alfredo).

ZAMORA, AVES Y NATURALEZA es un programa promovido por la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Zamora.

Avutardas comunes (Otis tarda) en la Reserva Natural “Lagunas de Villafáfila” (Zamora)

Los que ya no están y los recién llegados (o regresados)

otis tarda
Avutarda común (Otis tarda)

La fauna del municipio de Zamora experimentó importantes cambios en cuanto a su composición a lo largo de los últimos 50 años. Por una parte, durante el último tercio del s. XX y lo que lleva transcurrido del XXI, varias especies de vertebrados desaparecieron del término de la ciudad, a menudo en el marco de procesos generalizados de rarefacción de dichas especies, ocasionados por la destrucción o grave modificación de su hábitat, competencia con especies alóctonas introducidas, caza excesiva o venenos, entre otros factores.

Entre estas especies que hoy consideramos ya desaparecidas de nuestro término municipal, se cuentan mamíferos carnívoros como el Lince ibérico (Lynx pardina) y, muy probablemente, el Gato montés (Felis sylvestris). Del lince, concretamente, las últimas citas en las dehesas ubicadas al oeste de la ciudad son de la década de 1970.

Otro grupo de especies que ha sufrido una verdadera sangría en el municipio de Zamora es el de las aves esteparias: la Avutarda (Otis tarda) y la Ganga (Pterocles alchata) desaparecieron entre las décadas de 1980 y 1990, mientras que el Sisón (Tetrax tetrax) y la Ortega (Pterocles orientalis) aguantaron con mínimos efectivos hasta hace muy pocos años. En estos casos, la urbanización de una parte muy importante de su hábitat (en el actual polígono industrial de “Los Llanos”) y la grave modificación por intensificación agrícola del resto, fueron los factores principales que condujeron a este lamentable destino.

También entre los habitantes del medio acuático hemos padecido destacadas pérdidas: peces autóctonos como la Boga del Duero (Pseudochondrostoma duriense) o la Anguila europea (Anguilla anguilla) así como el cangrejo de patas blancas (Austropotamobius pallipes) desaparecidos a causa de la introducción de especies exóticas, competidoras o depredadoras y el caso de la Anguila, por la construcción de grandes presas en el Duero, impidiendo su ascenso desde el Atlántico.

ciervo
Ciervo (Cervus elaphus)

Como contrapunto, en este mismo período se constató la colonización -o recolonización- del municipio por unas cuantas especies de vertebrados autóctonos que llegaron aquí por sus propios medios. Entre ellos podemos encontrar grandes mamíferos como el Jabalí (Sus scrofa), el Corzo (Capreolus capreolus) y el Ciervo (Cervus elaphus) que fueron apareciendo en las últimas décadas del siglo XX, tras largo tiempo ausentes del municipio. Un micromamífero, el Topillo campesino (Microtus arvalis), llegó aquí en la década de 1980.

Más nutrida es la nómina de nuevas aves que nos fueron llegando -en  muchos casos posiblemente haya que hablar de “regreso”- en este período: Somormujo lavanco (Podiceps cristatus), Cormorán grande (Phalacrocorax carbo), Garcilla bueyera (Bubulcus ibis), Avetorillo (Ixobrychus minutus), Garza imperial (Ardea purpurea), Elanio (Elanus caeruleus), Tórtola turca (Streptopelia decaocto), Pico menor (Dryobates minor), Golondrina dáurica (Cecropis daurica), Curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala) Pájaro moscón (Remiz pendulinus), Rabilargo ibérico (Cyanopica cooki) o Gorrión moruno (Passer hispaniolensis).

avetorillo
Avetorillo (Ixobrychus minutus)

Entre los factores conocidos de la expansión de estas especies de aves -muy variados- se pueden citar la protección de sus poblaciones (Cormorán grande), el calentamiento del clima (Curruca cabecinegra) o las transformaciones del hábitat (Pico menor).

Por último, encontramos una serie de especies alóctonas, que han llegado aquí de la mano del hombre y que, en general, suponen un problema gravísimo para nuestro medio natural, sobre todo por su papel de depredadores o competidores de especies nativas (autóctonas). Este sería el caso del Visón americano (Neovison vison), la Tortuga de Florida (Trachemys scripta), el Cangrejo de río americano (Procamburus clarkii), la Almeja asiática (Corbicula fluminea), la Mariposa del geranio (Cacyreus marshalli) y un gran número de peces introducidos, fundamentalmente, para la práctica de la pesca deportiva: Carpa (Cyprinus carpio), Pez rojo (Carassius auratus), Alburno (Alburnus alburnus), Perca sol (Lepomis gibbosus), Perca americana (Micropterus salmoides), Lucioperca (Sander lucioperca) y Lucio (Esox lucius).

micropterus salmoides las pallas 2014 (copia)
Perca americana (Micropterus salmoides)

Una preciosa jornada en Villafáfila

Avoceta común (Recurvirostra avosetta)
Avoceta común (Recurvirostra avosetta)

Acompañados por un tiempo inmejorable -que incluso permitió la aparición de varias mariposas y alguna libélula- los participantes y guías de ZAMORA, AVES Y NATURALEZA disfrutamos el pasado domingo de un más que agradable día de campo en la reserva natural de las “Lagunas de Villafáfila”. Tras visitar la casa del parque y escudriñar la campiña en busca de grullas y avutardas y después de una reparadora comida en un restaurante local, acabamos al final del día a orillas de la Salina Grande donde se concentraban miles de aves, destacando los altísimos números de las avefrías.

Zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis)
Zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis)

Lista completa de especies de aves observadas: zampullín cuellinegro, zampullín chico, cigüeña blanca, milano real, aguilucho lagunero, gavilán común, busardo ratonero, cernícalo vulgar, ánsar común, barnacla cariblanca, tarro blanco, ánade friso, ánade azulón, cerceta común, cuchara común, porrón europeo, porrón moñudo, perdiz roja, rascón, focha común, grulla, avutarda, avoceta, avefría, chorlito gris, chorlito dorado, agachadiza común, andarríos grande, correlimos común, combatiente, zarapito real, gaviota reidora, gaviota sombría, paloma cimarrona, cogujada común, alondra común, bisbita pratense, lavandera blanca, colirrojo tizón, petirrojo, mosquitero común, curruca capirotada, ruiseñor bastardo, triguero, escribano palustre, jilguero, pardillo común, gorrión común, estornino negro, estornino pinto, urraca, grajilla, corneja negra y cuervo.
Mariposas: amarilla (Colias crocea), blanquita de la col (Pieris rapae) y saltacercas (Lasiommata megera).

Avutarda común (Otis tarda)
Avutarda común (Otis tarda)

ZAMORA, AVES Y NATURALEZA es un programa de la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Zamora con la colaboración de “El Mirador del Lobo”.