La lobito agreste (Pyronia tithonus) en Zamora

Robleda (Zamora), 4 de agosto de 2014.

Se trata de una mariposa de talla mediana (3-4 cm de envergadura) y coloración poco llamativa que puede resultar difícil de descubrir cuando descansa entre la hierba agostada del borde del camino. Sin embargo, en muchas localidades resulta tan abundante durante el verano que, ciertamente, su presencia no pasa desapercibida. 

Podemos encontrarla en una gran variedad de medios naturales, prefiriendo aquéllos donde abundan las hierbas altas y, en particular, las distintas especies de gramíneas que constituyen las plantas nutricias de sus orugas, como las pertenecientes a los géneros Poa, AgrostisDactylis y Brachypodium.

Distribución de Pyronia tithonus en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora (NaturZamora-AZCN).

Ampliamente extendida en Europa y también en la península ibérica, se distribuye por todas las comarcas zamoranas, si bien se ausenta o escasea en las áreas muy deforestadas del oriente provincial.  Por el contrario, las máximas densidades de este ninfálido las encontramos en su extremo noroccidental y, en especial, en la comarca de Sanabria.

Aquí abundan las praderas y pastizales próximos a cursos de agua que tanto le gustan y donde durante el estío pleno resulta a menudo el lepidóptero más numeroso de todos. El período de vuelo registrado en Zamora abarca desde los primeros días del mes de junio hasta mediados de septiembre.

La mariposa manto de púrpura en Zamora

Manto de púrpura (Lycaena alciphron). Vigo de Sanabria (Zamora), 16 de junio de 2015.

Alcifrón fue un escritor griego del siglo II, famoso por su destreza en el cultivo del retrato costumbrista en formato epistolar. De él se conservan 118 cartas escritas en lengua ática con un elegante estilo arcaizante y agrupadas en cuatro libros, dedicados, respectivamente, a pescadores, labradores, lumpen y cortesanas.  Sin duda, un precursor del sainete. Dieciséis siglos transcurridos de su existencia, un entomólogo alemán nacido en el país de Silesia, hoy territorio polaco, y de nombre Siegmund Adrian von Rottemburg , se acordó del epistológrafo ateniense hallándose a la vista de una preciosa y aún innominada mariposa de la familia de los licénidos,  a la que bautizó en 1775 con el nombre de Papilio alciphron (“mariposa de Alcifrón”). No se me ocurren muchas formas tan envidiables de inmortalidad.

Lycaena alciphron en Fermoselle (Zamora), 18 de mayo de 2014.

Distribución de Lycaena alciphron en el Atlas de las Mariposas de Zamora (NaturZamora-AZCN).

Hoy en día la mariposa de Alcifrón es conocida científicamente como Lycaena alciphron y en español la llamamos manto de púrpura. Ampliamente distribuida por el Paleártico occidental, podemos sorprender su vuelo en multitud de rincones de las tierras zamoranas. Aquí se distribuye principalmente por las áreas más montañosas y agrestes, tanto en los espacios serranos del norte (Sanabria, La Culebra, Las Carpurias), donde llega casi a los 2000 de altitud, como en los abruptos cañones fluviales del sur provincial (arribas y arribanzos del Duero, Esla y Tormes), de características más mediterráneas. Más escasa y localizada, podemos encontrarla también por los tesos y laderas más elevados de las comarcas de Tierra del Vino y el Alto Sayago. 

Hábitat de la manto de púrpura en el parque natural «Arribes del Duero» (Zamora).

Lycaena alciphron y, en primer plano, otra mariposa muy común en su hábitat: la saltacercas (Lasiommata megera). Vigo de Sanabria (Zamora), 16 de junio de 2015.

Su hábitat, en cualquier caso, incluye áreas con relieves más o menos acusados y cubiertas de matorrales o de bosques de quercíneas aclarados. Condición obligada para su reproducción supone la presencia de sus plantas nutricias que son, como es habitual en su género, las acederas (Rumex acetosa) y acederillas (Rumex acetosella). En cuanto al período durante el que se ha registrado su vuelo en Zamora, se circunscribe de forma principal al comprendido entre la primera mitad del mes de mayo y la segunda del de agosto, si bien existen citas excepcionales más tempranas.

San Martín de Castañeda (Zamora), 8 de julio de 2014.

La mariposa amarilla de la alfalfa

Torregamones (Zamora), 14.09.2014.

La colias común (Colias croceus), también conocida como mariposa amarilla o mariposa de la alfalfa, es uno de los lepidópteros más abundantes y extendidos que podemos observar en Zamora. En esta provincia la encontramos a lo largo y ancho de todo su territorio y en todo tipo de medios abiertos, desde jardines y baldíos en el interior de las ciudades a campos de cultivo y praderas. Evita solo las áreas forestales espesas. Y, por supuesto, para reproducirse precisa la presencia de las plantas  leguminosas de las cuales se nutren sus larvas, principalmente la mielga o alfalfa (Medicago sativa), la veza (Vicia sativa), el cuernecillo (Lotus corniculatus) y diversas especies de tréboles (Trifolium sp).  

Distribución de Colias croceus en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora de NaturZamora-AZCN.

Al igual que muchos otros miembros de la familia de los piéridos, las colias son mariposas muy inquietas y de vuelo raudo. Vuelo que podemos admirar durante un período anual particularmente  prolongado, que en el caso de la provincia de Zamora abarca todos los meses salvo el de enero. Efectivamente, las fechas en que se suele detectar de modo habitual comprenden desde primeros de febrero hasta finales de noviembre en las partes más cálidas de nuestro territorio y de marzo a octubre de forma general. Además hemos observado en varias ocasiones adultos volando durante el mes de diciembre.

Asimismo hay que tener en cuenta que se trata de especie migradora que con cierta frecuencia protagoniza irrupciones masivas desde África en dirección a la mitad septentrional de Europa. Por esta causa recibimos en invierno y primavera migrantes venidos de África y a finales de verano y comienzos de otoño a los que bajan procedentes del centro y norte de Europa.

Sortijitas (Aphantopus hyperanthus), una mariposa de los prados estivales

San Ciprián (Zamora), 8 de agosto de 2019.

El nombre común en español de este miembro de la familia de los ninfálidos procede de los pequeños anillos de tono amarillento que aparecen rodeando una serie ocelos oscuros con pupilas blancas, distribuidos tanto por el anverso como por el reverso de sus alas anteriores y posteriores. Nuestra protagonista es, sin duda, un buen ejemplo de especie indicadora de ambientes forestales húmedos y frescos de marcado carácter eurosiberiano. Ampliamente extendida por el norte y el centro de Europa y alcanzando por Asia septentrional hasta Corea, evita sistemáticamente las áreas de influencia mediterránea. En la península ibérica se restringe al tercio más norteño y a áreas concretas del sistema Central.

Distribución de Aphantopus hyperanthus en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora de NaturZamora-ACZN.

De este modo, no resulta extraño que su área de distribución zamorana aparezca limitada a la comarca de Sanabria, ubicada en el extremo noroccidental de la provincia y que es la única donde se dan las condiciones ambientales requeridas por la Sortijitas.  Pero incluso aquí tampoco la vamos a encontrar en cualquier sitio: su hábitat son los prados herbosos y húmedos situados en claros y márgenes de bosques, preferentemente en la proximidad de ríos y arroyos.  El rango de altitud en el que se la ha observado en Zamora se halla entre los 900 y los 1.400 m. En cuanto a su fenología, el período de vuelo se extiende aquí desde mediados de junio hasta mediados de agosto.

La mariposa gris estriada (Leptotes pirithous) en Zamora

Zamora, agosto de 2014.

Esta pequeño miembro de la familia de los licénidos -de tan sólo 2 o 3 cm de envergadura alar- es una de las mariposas más abundantes y extendidas en nuestra provincia durante los meses estivales.  Sus reducidas dimensiones y sus tonos generales poco llamativos contribuyan a que pase desapercibida para muchos observadores de la naturaleza. No así para los aficionados a las mariposas que conocen la brillante sorpresa cromática que esconde en el reverso de sus alas: dos bonitos y minúsculos ocelos de color verde metálico con la pupila negra.

No parece, por lo que sabemos, que esta especie sobreviva a nuestra fría estación invernal, de modo que cada primavera colonizaría nuestro territorio procedente de las tierras más cálidas del sur de la península y el norte de África. Las citas más tempranas de vuelo se registran en Zamora desde la segunda semana de mayo mientras que los registros  más tardíos son plenamente otoñales, de finales de noviembre.

Distribución de Leptotes pirithous en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora de NaturZamora-AZCN.

Durante este período podemos observarla a lo largo y ancho de casi toda la provincia, desde las cotas más bajas hasta cerca de los 1700 m de altitud. Poco exigente, aparece en una gran variedad de hábitat, con preferencia por áreas muy humanizadas como los entornos urbanos, jardines, cultivos de regadío, praderas y matorrales de leguminosas.

Las densidades más altas se detectan desde julio a septiembre/octubre en los cultivos de alfalfa (Medicago sativa) de todas las comarcas y en matorrales de codeso (Adenocarpus complicatus) de Sanabria y otras comarcas del norte de la provincia. Ambas leguminosas son dos de las plantas preferidas como alimento por sus orugas, junto con la también muy común retama o escoba negral (Cytisus scoparius).

La Loba al borde del camino

Bosque de Valorio, Zamora, julio de 2019.

Con demasiada frecuencia nos empecinamos en colocar nuestro gusto en lo raro, lo exótico o lo estridente cerrándonos a disfrutar de la indudable belleza que reside en lo cotidiano, sencillo y cercano. Referido a mariposas, hallamos un buen ejemplo en La Loba (Maniola jurtina), especie de coloración muy discreta al tiempo que elegante que todavía resulta común en casi todos nuestros bosques y campiñas. A ello habría que sumar lo sugerente de su nombre en español: como el cánido salvaje al que evoca, su críptica librea le permite pasar desapercibida entre la vegetación  agostada que bordea el sendero estival, hasta que su fantasmal revoloteo o su apetencia por libar en una escabiosa la delata. No hay excusa entonces para no detener el paso y dedicarle una contemplación atenta o incluso una prolongada sesión fotográfica.

Distribución de Maniola jurtina en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora de NaturZamora-AZCN.

Se trata de un miembro de la familia de los ninfálidos ampliamente distribuido por el continente europeo, incluyendo la península ibérica. En Zamora se encuentra a lo largo y ancho de todo el territorio provincial, subiendo en las sierras sanabresas hasta, al menos, los 1.600 m de altitud. Los biotopos que ocupa son variados: desde los agrícolas más abiertos a los forestales más tupidos, siempre que disfruten de una buena cobertura herbácea, con presencia abundante de las diversas especies de gramíneas que constituyen las plantas nutricias de sus orugas. La Loba es una mariposa típicamente estival que comienza a volar ya muy entrada la primavera: en Zamora se detecta en torno a la primera semana de mayo y se sigue observando hasta comienzos de octubre, con alguna cita ocasional hasta mediados de este mes.

Sofía, la mariposa de las violetas

Almaraz de Duero (Zamora), 21 de marzo de 2019.

Hay mariposas que hibernan como huevos, otras como orugas, como crisálidas o como adultos o imagos. La mariposa Sofía (Issoria lathonia), uno de los ninfálidos más extendidos en Europa y en la península ibérica, puede hacerlo en cualquiera de los cuatro estadíos. Además, se trata de una especie de marcado carácter migrador, alcanzando en sus viajes latitudes tan septentrionales como los 66º N en Finlandia. Su  gran movilidad permite observarla en una gran variedad de medios y localidades lejos de sus áreas habituales de reproducción. Estas últimas son principalmente bosques abiertos y matorrales con presencia abundante de sus plantas nutricias, es decir, de aquellas de las cuales se alimentan sus orugas y sobre las que, consecuentemente, depositan sus huevos las hembras de este bellísimo lepidóptero. En este aspecto no se puede negar que la Sofía muestra un gusto exquisito pues escoge para esta finalidad las diversas especies de violetas silvestres (Viola spp) que crecen en nuestros montes, sotos y campiñas.

Violeta común (Viola odorata). Zamora, 5 de febrero de 2021.
Distribución de Issoria lathonia en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora de NaturZamora-AZCN.

 En la provincia de Zamora la podemos encontrar casi por todas partes, desde las cotas más bajas de los cañones fluviales hasta las cumbres más elevadas de las sierras. Se enrarece, eso sí, en las áreas más intensamente cultivadas, donde a menudo sólo aparece durante sus movimientos migratorios. También debido a este espíritu viajero y a que puede tener hasta tres generaciones anuales, el período en que podemos disfrutar con su presencia resulta particularmente prolongado: por regla general, desde mediados de febrero hasta mediados de noviembre. Además, no es raro que los ejemplares que hibernan como adultos vuelen en días soleados de diciembre y, sobre todo, de enero, de modo que al final la podemos ver prácticamente a lo largo de todo el año. Sin embargo, la mayor abundancia de ejemplares se observa durante el verano. 

Arrabalde (Zamora), 16 de mayo de 2016.

 

La mariposa C-blanca: perfección en el mimetismo

Zamora capital, 5 de marzo de 2020.

En el diseño y la coloración de las alas de las mariposas diurnas encontramos reflejadas diversas estrategias para evitar y burlar a sus más temidos depredadores: las aves insectívoras.  Una de las más frecuentes es el mimetismo, es decir, la capacidad de una especie de asemejarse a otros organismos con los que no guarda relación o a su propio entorno para obtener alguna ventaja funcional. Y en este arte  de aparentar lo que no se es, la mariposa C-blanca (Polygonia c-album) resulta una verdadera maestra, un prodigio de la evolución.

Zamora capital, 21 de marzo de 2019.

Cuando cierra las alas y nos muestra sus partes inferiores, los tonos y dibujos nos parecen los de una hoja seca, ilusión que también han desarrollado, por cierto, otros miembros de la tribu de los ninfalinos. Pero nuestra protagonista  ha ido un paso más allá,  perfeccionando la impostura: los bordes de sus alas muestran un contorno intencionadamente irregular, como “mordido”, imitando de este modo no solo el color sino también la forma de la hoja marchita en la que pretende convertirse.

Rosinos de la Requejada (Zamora), 24 de mayo de 2021.

¿Es posible mayor virtuosismo en la fabricación del engaño? Pues parece que nuestra protagonista todavía le ha dado otra vuelta de tuerca. El nombre de “C blanca” tiene su origen en una pequeña mancha blanca que recuerda vivamente en su forma al trazo de esa consonante (para los anglosajones, en cambio, es una coma). La mácula, ubicada en la zona discal de la parte inferior de las alas posteriores, se habría desarrollado con la  función de imitar la forma y el color de un hongo descomponedor de hojas secas. Sin duda, la evolución no ahorra en detalles para sustentar la impostura.

Bosque de Valorio (Zamora), 10 de agosto de 2018.

 Por lo general, este fascinante lepidóptero se halla ligado a espacios forestales con cierta humedad, especialmente los bosques serranos y los de ribera. También aparece en parques y jardines de ciudades y pueblos que reproducen a menor escala ambientes similares a los de los sotos riparios.

Cabañas de Sayago (Zamora), 7 de julio de 2018.

Condición necesaria para su reproducción supone la presencia de las plantas nutricias de sus orugas, entre las que destacan las ortigas (Urtica spp), si bien consumen además las hojas de otras especies como olmos (Ulmus spp), sauces (Salix spp) o lúpulo (Humulus lupulus).

Santa Colomba de Sanabria (Zamora), 12 de agosto de 2014.

La C-blanca tiene una distribución geográfica muy amplia que abarca la práctica totalidad de la región Paleártica: el extremo noroeste de África, casi toda Europa y la zona templada de Asia hasta Japón. En la península ibérica se encuentra muy extendida pero con mayor abundancia en su mitad septentrional.

Distribución de Polygonia c-album en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora (2014-2019). NaturZamora-AZCN.

En la provincia de Zamora también se halla bastante difundida aunque falta o escasea en amplias áreas del sur y el este donde no encuentra las condiciones apropiadas para su supervivencia. Igualmente evita las áreas desprovistas de arbolado de las cotas más elevadas de las montañas.

Los machos de Polygonia c-album vigilan sus territorios y acechan a las hembras desde posaderos habituales. El de la fotografía confundió mi hombro izquierdo con uno de sus apostaderos lo que me permitió obtener esta curiosa imagen. Bosque de Valorio (Zamora), 5 de agosto de 2016.

Aunque nunca es abundante, resulta una especie bastante frecuente en su hábitat y podemos disfrutar con su observación en numerosas localidades. En la ciudad de Zamora la encontramos fácilmente en el bosque de Valorio y las riberas del Duero además de en algunos parques y jardines como los del entorno del castillo y la catedral.

Zamora capital, 21 de marzo de 2019.

Su período de vuelo resulta bastante prolongado. En el caso de la provincia de Zamora puede iniciarse a mediados de febrero y extenderse hasta bien entrado el de octubre. A lo largo de este período se suceden dos generaciones: una primaveral y otra estival. Los miembros de la segunda protagonizan la  hibernación, ocultos entre la vegetación, en huecos de árboles, en cuevas o en grietas de muros y viejas viviendas. En los días despejados y apacibles de invierno pueden abandonar temporalmente sus refugios para solearse y sorprendernos con la magia de su vuelo extemporáneo.

Zamora capital, 5 de marzo de 2020.

La montañesa gigante (Erebia palarica) en Zamora

San Martín de Castañeda (Zamora), 15 de junio de 2015.

Las mariposas montañesas (Erebia) constituyen un género de lepidópteros diurnos de la familia de los ninfálidos compuesto por aproximadamente unas 100 especies. Se pueden encontrar por toda la región holártica (Eurasia y America del Norte) asociadas, por lo general, a tierras de elevada altitud (montañas y mesetas) o de alta latitud, como la tundra ártica. Se trata de insectos con un alto grado de adaptación a condiciones ambientales especialmente frías, caracterizados por su color marrón oscuro o negro, con manchas o bandas en las alas, de tonos marrón rojizo a naranja o, más raramente, amarillento.

En la península ibérica están presentes 20 especies diferentes de mariposas montañesas, estando especialmente representadas en los Pirineos y la Cordillera Cantábrica, verdaderas mecas para los amantes de estas bellezas sobrias y elegantes, pero solo dos especies (Erebia palarica Erebia triarius) alcanzan la provincia de Zamora, concretamente las tierras altas de su extremo noroccidental.

Erebia palarica es conocida en español como montañesa gigante o montañesa cantábrica. El primero de sus nombres lo recibe por tratarse del miembro de mayores dimensiones (45-55 mm de envergadura alar)  de su género. El segundo hace referencia a su carácter de endemismo de la Cordillera Cantábrica: su área de distribución mundial se reduce a las montañas más elevadas de Ourense, Zamora, León, Palencia, Cantabria y Asturias.

En la provincia de Zamora podemos disfrutar de su vuelo en praderas, matorrrales y márgenes de bosques de montaña de las sierras de Sanabria, por encima de los 1.200 m  de altitud, durante el período comprendido entre finales de mayo y finales de agosto. En las prospecciones realizadas desde 2014 a 2019 por miembros y colaboradores de NaturZamora-ACZN para el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora se detectó su presencia en tan sólo nueve cuadrículas UTM de 10×10 km. Aunque no está catalogada como especie amenazada, no hay que olvidar que se trata de un endemismo con distribución bastante localizada y con un hábitat muy específico. Sus poblaciones resultan particularmente vulnerables, por tanto, a las alteraciones provocadas por el cambio climático acelerado.

La mariposa mancha azul (Satyrium spini) en Zamora.

Manchas azules (Satyrium spini) en Rosinos de la Requejada (Zamora). Julio de 2018.

La mariposa de mancha azul (Satyrium spini) es un licénido cuya distribución está muy ligada a la presencia de arbustos de la familia de las ramnáceas, tales como el arraclán (Frangula alnus) y el espino de tintes (Rhamnus saxatilis), con cuyas hojas se alimentan sus orugas. Por esta causa, en la provincia de Zamora Satyrium spini ocupa dos áreas disyuntas en cada unas de las cuales depende de una especie diferente y ocupa hábitat muy distintos. 

Distribución de Satyrium spini en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora. NaturZamora-AZCN 2014-2019.


Por una parte, en el noroeste de la provincia encontramos el área más extensa y donde este lepidóptero resulta más abundante. Habita principalmente bosques de ribera y setos en torno a prados de las comarcas de Sanabria y La Carballeda y parte de las de Aliste y Tábara (sobre todo su sector serrano). Aquí la planta nutricia de sus orugas es el arraclán, conocido en estas comarcas con la denominación de sanguiño. El período de vuelo registrado abarca en esta parte de su área desde mediados de junio hasta la primera semana de septiembre.

Bosque de ribera con alisos o umeiros (Alnus lusitanica) y arraclanes o sanguiños (Frangula alnus) en la comarca zamorana de Sanabria.

De otro lado, encontramos una pequeña y localizada población acantonada en algunos tesos calizos del sureste provincial (Tierra del Vino y sureste de Tierra del Pan) en los que crece el espino de tintes. Se trata de medios mucho más secos y de mayor influencia mediterránea que los que ocupa en el noroeste. Esta población está mucho menos estudiada y no tenemos todavía datos suficientes sobre su fenología aunque, al parecer, el periodo de vuelo comienza y termina antes que en las poblaciones del noroeste.

Satyrium spini en Otero de Centeno (Zamora). Julio de 2017.