Descubriendo otro Valorio

Los gigantescos y dos veces centenarios pinos piñoneros (Pinus pinea) que constituyen la imagen más conocida de Valorio.

El bosque de Valorio, propiedad del Ayuntamiento de Zamora, se salvó casi de milagro de ser succionado por ese agujero negro que fueron, para las masas arboladas españolas, las desamortizaciones del XIX. Las gestiones, ruegos y dilaciones de nuestros munícipes de aquella para que la ciudad conservara su bosque dieron sus frutos y ello explica la rara y afortunada anomalía de una pequeña ciudad de la meseta que disfruta de un pequeño pero valioso y ameno enclave forestal justo desde el final de sus últimas calles.

Esta primavera Valorio está siendo el escenario de algunas de las actividades de observación de fauna y flora del programa “Zamora, Aves y Naturaleza” de la Concejalía de Turismo. Gracias a ello, algunos zamoranos y también algunos visitantes (esperamos que pronto sean muchos más) están descubriendo lo que bastantes de ellos ya intuían: que Valorio es algo más que un área recreativa grandota donde se puede merendar, hacer deporte o celebrar un cumpleaños. Que es una verdadera reserva natural a las puertas de la ciudad.

Rodal relíctico de roble carbizo (Quercus pyrenaica) en el bosque de Valorio.

Hace más de un siglo y medio que ya no se dedica a la producción forestal o al aprovechamiento ganadero y que su uso es exclusivamente recreativo (fue una de las condiciones para librarse de la desamortización). Pero, además, hoy que estamos envueltos en una crisis de biodiversidad sin precedentes, hay otro papel de nuestro bosque urbano que debemos resaltar por encima de toda consideración: precisamente la conservación de la diversidad biológica. Toda gestión que se haga de Valorio debería considerar este aspecto de modo primordial.

Cárabo común (Strix aluco) descansando en el hueco de un viejo álamo blanco (Populus alba). La conservación de abundante arbolado maduro es uno de los aspectos más interesantes de este bosque.

Los ciudadanos que participaron el sábado pasado en la actividad nº 97 de “Zamora, Aves y Naturaleza” tuvieron la oportunidad de conocer ese Valorio salvaje y diverso. A lo largo del paseo, de algo más de tres horas de duración, vieron y escucharon 27 especies diferentes de aves, desde los ruiseñores y cárabos que han dado fama a Valorio en el mundo de los observadores de aves hasta rapaces como el milano negro, el águila calzada o el buitre leonado que sobrevolaban continuamente el bosque. Pero también contemplaron un fascinante mundo de pequeñas criaturas increíbles: las mariposas y otros insectos. Esto dio pie para resaltar la importancia de mantener claros en el bosque donde se permita el crecimiento de plantas que favorecen la presencia de estos polinizadores, cuya conservación es fundamental. Valorio, al contrario de lo que se afirma en numerosas ocasiones, no sufre una verdadera falta de arbolado.

Cañaflejas (Thapsia villosa) en un claro del bosque. Esta apiácea resulta muy atractiva para numerosos insectos que se alimentan en sus flores.

Podéis haceros una idea de lo que se vio en la ruta del sábado gracias a las estupendas fotos que nos han dejado tres de los participantes en la actividad, a los cuales agradecemos desde aquí su amabilidad: Noelia Borrego, Carmen Carrascal y Luis Domingo Sánchez.

Aciano (Centaurea cyanus). Foto: Noelia Borrego.
Yerba pastel (Isatis tinctoria). Foto: Noelia Borrego.
Orquídea abejera (Ophrys sphegodes). Foto: Noelia Borrego.
Avispa ichneumón (Diphyus sp). Foto: Luis Domingo Sánchez
Mosca de las flores (Volucella zonaria). Foto: Noelia Borrego.
Abejorro común (Bombus terrestris). Foto: Noelia Borrego.
Chinche rayada (Graphosoma linneata) sobre flores de cañafleja (Thapsia villosa). Foto: Carmen Carrascal.
Toro del sol (Heliotaurus ruficollis) sobre cañafleja. Foto: Noelia Borrego.
Loba (Maniola jurtina). Foto: Noelia Borrego.
Mariposa de los muros (Pararge aegeria). Foto: Noelia Borrego.
Pandora (Argynnis pandora). Foto: Luis Domingo Sánchez.
Blanquiverdosa meridional (Euchloe crameri). Foto: Noelia Borrego.
Carbonero común (Parus major). Foto: Noelia Borrego.
Oropéndola europea (Oriolus oriolus). Foto: Noelia Borrego.
Petirrojo europeo (Erithacus rubecula). Foto: Noelia Borrego.

El próximo sábado 12 de junio volveremos a sumergirnos en el Valorio menos conocido. Repetiremos la visita en meses sucesivos con el propósito de que cada vez más personas descubran y comprendan la verdadera magia de nuestro pequeño bosque cercano.

“Zamora, Aves y Naturaleza” es un programa del AYUNTAMIENTO DE ZAMORA desarrollado con la colaboración de Erithacus-Observación de Naturaleza y de Zamora BioDiversa. Para más información e inscripciones, enviar un mensaje de whatsapp al 676046551 (José Alfredo).

Un domingo de aves y mariposas en el parque natural “Arribes del Duero”

Oteando el arribanzo. Fotografía de Carmen Lourdes Martín

El pasado domingo llevamos a cabo, junto con nuestros colegas de Erithacus-Observación una actividad en grupo para descubrir la fauna del parque natural “Arribes del Duero”, concretamente en las localidades zamoranas de Fariza y Fermoselle. Centrada de forma primordial en las aves y las mariposas , tuvimos la oportunidad de conocer y disfrutar también la interesantísima y variada flora de este espacio natural y, por supuesto, sus increíbles paisajes y su singular patrimonio etnográfico.

El gran cañón del Duero. Fotografía de Luis Vergara.
Observando al alimoche. Fotografía de Charo Antón.
Botones azules (Jasione montana). Fotografía de Carmen Lourdes Martín.

Acompañados de un tiempo espléndido y de un no menos estupendo grupo de amantes de la naturaleza, la jornada nos deparó excelentes avistamientos de dos aves de querencias rupícolas, verdaderos emblemas de Arribes y ambas consideradas en peligro en España: el alimoche común (Neophron percnopterus) y la cigüeña negra (Ciconia nigra). Del primero, conocido como frañusico o miloje en esta zona, vimos a lo largo del día siete ejemplares diferentes: cinco adultos, un ejemplar subadulto de segundo año y otro que nos pareció de cuarto año. De la bella y montisca cigüeña fragolera o portuguesa, fueron al menos tres ejemplares adultos los que llegamos a avistar. Tampoco nos fallaron los majestuosos y frecuentes buitres leonados (Gyps fulvus) ni la reina de los cortados, el águila real (Aquila chrysaetos).

Cigüeña negra (Ciconia nigra). Fotografía de Félix Santamaría.
Buitre leonado (Gyps fulvus). Fotografía de Félix Santamaría.

No menos interesantes para nosotros fueron los numerosos y variados paseriformes propios de la campiña agrícola y del monte mediterráneo que animaron intensamente nuestros paseos. Destacaremos a las inquietas familias de tarabillas europeas (Saxicola rubicola), a las cantarinas totovías (Lullula arborea) y a una intrépida pareja de agateadores europeos (Certhia brachydactyla) que habían instalado su nido en un muro de una ermita y nos permitieron observar repetidamente las cebas de sus polluelos. En total fueron más de 40 las especies de aves que pudimos detectar en esta excursión por el parque natural. Al final de esta entrada podéis ver las listas completas de las dos localidades que visitamos.

Tarabilla europea (Saxicola rubicola), macho posado sobre un agavanzo o rosal silvestre (Rosa spp). Fotografía de Carmen Carrascal.
Totovía (Lullula arborea). Fotografía de Félix Santamaría.
Agateador europeo (Certhia brachydactyla). Fotografía de Félix Santamaría.
Escribano montesino (Emberiza cia). Fotografía de Félix Santamaría.
Pinzón vulgar (Fringilla coelebs). Fotografía de Félix Santamaría.

El otro objetivo prioritario de la jornada, las mariposas, también nos depararon preciosas y emocionantes observaciones, de hasta 16 especies diferentes. Sin duda, la estrella del día fue la cebrada o chupaleches (Iphiclides feisthamelii) que pudimos disfrutar con todo lujo de detalles, incluso enfocada con el telescopio, pero hubo otros avistamientos inolvidables como los de las bellamente dibujadas mariposas medioluto (Melanargia ines y Melanargia occitanica) o la minúscula morena (Aricia cramera).

Chupaleches (Iphiclides feisthamelli). Fotografía de Carmen Carrascal.
Medioluto ineś (Melanargia ines). Fotografía de Félix Santamaría.
Blanquiverdosa meridional (Euchloe crameri). Fotografía de Félix Santamaría.
Sofía (Issoria lathonia). Fotografía de Félix Santamaría.

Entre los reptiles, la gran atracción fue la lagartija colilarga (Psammodromus algirus), sin duda el lacértido más frecuente en los matorrales mediterráneos ibéricos, gracias a varios ejemplares que se mostraron mucho más confiados de lo que resulta habitual en esta especie, permitiéndonos fotografiarlas y contemplarlas a placer.

Lagartija colilarga (Psammodromus algirus). Fotografía de Félix Santamaría.

Queremos dar las gracias a todos los participantes por compartir con nosotros esta inolvidable jornada en uno de nuestros espacios naturales más importantes. Y por supuesto, por aportar amablemente las imágenes que ilustran esta breve crónica.

Camino del Mirador de las Escaleras. Fotografía de Carmen Carrascal.

LISTAS DE ESPECIES OBSERVADAS EN EL P. N. “ARRIBES DEL DUERO” EL 23 DE MAYO DE 2021.

Fermoselle:

Aves:

Codorniz común (Coturnix coturnix)  1

Paloma bravía (doméstica) (Columba livia)  X

Paloma torcaz (Columba palumbus)  X

Tórtola turca (Streptopelia decaocto)  X

Cuco común (Cuculus canorus)  1

Vencejo común (Apus apus)  X

Cigüeña negra (Ciconia nigra)  3

Alimoche común (Neophron percnopterus)  2

Buitre leonado (Gyps fulvus)  12

Milano negro (Milvus migrans)  3

Abubilla común (Upupa epops)  2

Pito real ibérico (Picus sharpei)  1

Alcaudón común (Lanius senator)  3

Carbonero común (Parus major)  4

Alondra totovía (Lullula arborea)  4

Cogujada montesina (Galerida theklae)  1

Cogujada común (Galerida cristata)  6

Zarcero políglota (Hippolais polyglotta)  3

Avión roquero (Ptyonoprogne rupestris)  4

Golondrina común (Hirundo rustica)  5

Mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli)  1

Curruca capirotada (Sylvia atricapilla)  1

Curruca mirlona occidental (Sylvia hortensis)  1

Curruca carrasqueña (Sylvia cantillans)  4

Curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala)  2

Agateador europeo (Certhia brachydactyla)  2

Estornino negro (Sturnus unicolor)  16

Mirlo común (Turdus merula)  4

Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos)  6

Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)  3

Tarabilla común europea (Saxicola rubicola)  13

Gorrión común (Passer domesticus)  14

Pinzón vulgar (Fringilla coelebs)  2

Verderón común (Chloris chloris)  2

Pardillo común (Linaria cannabina)  15

Jilguero europeo (Carduelis carduelis)  5

Serín verdecillo (Serinus serinus)  2

Escribano triguero (Emberiza calandra)  11

Mariposas:

Blanquiverdosa meridional (Euchloe crameri)

Blanquita de la col (Pieris rapae)

Numerada o Atalanta (Vanessa atalanta)

Vanesa de los Cardos (Vanessa cardui)

Sofía (Issoria lathonia)

Níobe (Argynnis niobe)

Doncella mayor (Melitaea phoebe)

Saltacercas (Lasiommata megera)

Níspola (Coenonympha lyllus)

Medioluto herrumbrosa (Melanargia occitanica)

Medioluto inés (Melanargia ines)

Manto bicolor (Lycaena phlaeas)

Morena (Aricia cramera)

Ícaro (Polyommatus icarus)

Fariza

Aves:

Paloma bravía (doméstica) (Columba livia)  X

Paloma torcaz (Columba palumbus)  X

Vencejo real (Apus melba)  6

Vencejo pálido (Apus pallidus)  3

Alimoche común (Neophron percnopterus)  5

Buitre leonado (Gyps fulvus)  37

Águila calzada (Hieraaetus pennatus)  1

Águila real (Aquila chrysaetos)  1

Milano real (Milvus milvus)  2

Milano negro (Milvus migrans)  2

Busardo ratonero (Buteo buteo)  1

Abubilla común (Upupa epops)  2

Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus)  1

Alcaudón común (Lanius senator)  2

Cuervo grande (Corvus corax)  3

Herrerillo común (Cyanistes caeruleus)  1

Carbonero común (Parus major)  3

Alondra totovía (Lullula arborea)  3

Cogujada montesina (Galerida theklae)  1

Zarcero políglota (Hippolais polyglotta)  2

Avión roquero (Ptyonoprogne rupestris)  9

Golondrina común (Hirundo rustica)  4

Golondrina dáurica (Cecropis daurica)  2

Avión común (Delichon urbicum)  5

Curruca capirotada (Sylvia atricapilla)  2

Curruca mirlona occidental (Sylvia hortensis)  3

Curruca carrasqueña (Sylvia cantillans)  3

Agateador europeo (Certhia brachydactyla)  2

Chochín común (Troglodytes troglodytes)  1

Estornino negro (Sturnus unicolor)  6

Zorzal charlo (Turdus viscivorus)  2

Mirlo común (Turdus merula)  2

Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos)  3

Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)  2

Pinzón vulgar (Fringilla coelebs)  5

Pardillo común (Linaria cannabina)  8

Jilguero europeo (Carduelis carduelis)  3

Escribano triguero (Emberiza calandra)  1

Escribano montesino (Emberiza cia)  2

Escribano soteño (Emberiza cirlus)  1

Mariposas:

Chupaleches o cebrada (Iphiclides feisthamelli)

Macaón (Papilio machaon)

Saltacercas (Lasiommata megera)

Morena (Aricia cramera)

Cigüeña negra (Ciconia nigra). Fotografía de Félix Santamaría.

Zamora: una ciudad para las mariposas

Este es el título de la pequeña guía que hace tres años editó el Ayuntamiento de Zamora, con textos y fotos míos y acuarelas de Rafael Sánchez Verdú. Podéis consultarla o descargarla en este enlace:

https://turismo-zamora.com/zamora-una-ciudad-para-las-mariposas.html

También podéis solicitar la versión impresa, gratuita, en las oficinas de turismo de Zamora.

La ciudad de Zamora, su entorno y su provincia constituyen un espacio con poblaciones aún abundantes de una importante variedad de lepidópteros. En el municipio de Zamora se ha cita-do la presencia de 67 especies de mariposas diurnas: 8 hespéridos, 16 licénidos, 25 ninfálidos, 3 papiliónidos y 15 piéridos. Esto supone el 28,87% de las especies encontradas en la Península Ibérica y el 34,71% de las de Castilla y León.

La guía no incluye solo información sobre las mariposas diurnas de la ciudad de Zamora y su municipio sino también de las áreas más importantes para estos insectos en la provincia.

Inaugurada la temporada de mariposas

Euchloe crameri. Zamora, 15.02.21.

La blanquiverdosa meridional (Euchloe crameri) es un miembro de la familia de los piéridos exclusivo del Mediterráneo occidental y una de las primeras mariposas diurnas que vuelan a finales del invierno en las tierras mesetarias de la Cuenca del Duero. Su observación en un algún lugar de los alrededores de Zamora marca para mí el comienzo de la temporada de mariposas. Y ningún año esa primera observación ha sido tan temprana como éste: al menos cinco ejemplares volaban el lunes pasado por las laderas de un teso, en las afueras de la ciudad. El de la foto fue el único que se dejó retratar, a bastante distancia y con grave peligro por mi parte de precipitarme barranco abajo.

Vanessa atalanta. Toro (Zamora), 28.01.21.

En realidad, la primera mariposa que vi este año fue este ejemplar de Almirante rojo (Vanessa atalanta) en un soleado paseo de finales de enero por los montes de la ciudad de Toro. Con posterioridad he vuelto a ver a este ninfálido migrador un par de veces más en los alrededores de Zamora.

Nymphalis polychloros. Toro (Zamora), 14.02.21.

Otro gran ninfálido que he visto en los últimos días ha sido la Olmera (Nymphalis polychloros). En estas fechas es habitual localizarla posadas en los troncos de las encinas y otros árboles en busca de exudaciones de savia.

Todavía queda más de un mes de invierno por delante pero, poco a poco, la primavera se va haciendo un hueco en nuestros campos. Un tiempo nuevo se aproxima. Salud y alegría para disfrutarlo.

Mariposas migradoras

En estos días resulta fácil toparse casi en cualquier sitio con ejemplares de la mariposa Almirante rojo Vanessa atalanta, también conocida como Atalanta o Numerada, un llamativo ninfálido que protagoniza una migración otoñal masiva en dirección al sur de su área de distribución. El pasado 16 de noviembre pude observar a ocho de estos espectaculares y valerosos insectos calentándose al sol sobre las columnas de granito que decoran los jardines del castillo en Zamora. Tal vez se preguntaban si ya habían llegado a un lugar suficientemente acogedor y propicio o si sería preciso continuar el viaje tras un breve descanso.

La mariposa Podalirio en Zamora

San Cebrián de Castro (Zamora), agosto de 2015.

Podalirio, hijo de Asclepio o Esculapio (dios de la medicina) fue uno de los héroes que participaron en la guerra de Troya, en la cual ejerció -junto con su hermano Macaón- como médico de campaña del bando griego. En 1758, el naturalista sueco Carl Nilsson Linnaeus, creador del sistema de nomenclatura binomial, se acordó de él cuando tuvo que dar nombre a una magnífica mariposa de grandes dimensiones y precioso diseño acebrado a la que llamó Papilio podalirius. Linneo también quiso tener un detalle con el hermano y le dedicó otro gran lepidóptero -igualmente impresionante- al que bautizó como Papilio machaon. Pocos años más tarde, otro naturalista, el tirolés Giovanni Antonio Scopoli (que, por cierto, era médico de profesión) le mudó el género, convirtiéndolo en Iphiclides podalirius, denominación que llega hasta nuestros días.

Fermoselle (Zamora), agosto de 2020.

Las poblaciones ibéricas y magrebíes de esta mariposa fueron consideradas tradicionalmente como una subespecie: Iphiclides podalirius feisthamelii, pero últimamente tiende a considerarse especie independiente: Iphiclides feisthamelii. En español es conocida como Chupaleches, Colas de Golondrina, Cebrada o Podalirio. Su distribución abarca Marruecos, Portugal, España y el sur mediterráneo de Francia, mientras que su prima hermana I. podalirius se extiende por la mayor parte de Europa y gran parte de Asia.

Distribución de Iphiclides feisthamelii en el Atlas de las Mariposas Diurnas de Zamora. Asociación Zamorana de Ciencias Naturales-NaturZamora, 2014-2020.

Con sus 55 a 75 mm de envergadura, su elegante diseño alar y sus llamativas colas ribeteadas de azul resulta, sin duda, una de las más vistosas entre las mariposas diurnas que podemos encontrar en Zamora. En esta provincia se trata de una especie ampliamente distribuida aunque, en general, presente en bajas densidades. Las lagunas que aparecen en el mapa puede que se deban, al menos parcialmente, a una insuficiente prospección. Aparece en una gran variedad de hábitat, desde lindes y claros forestales hasta viejos cultivos de frutales, incluso se la puede ver volando por el interior de pueblos y ciudades.

Zamora capital, agosto de 2020.

Entre las localidades con poblaciones relativamente más densas, podemos mencionar los entornos de Fermoselle, Zamora y Toro, donde abundan los almendros (Prunus dulcis), una de las plantas de las que se nutren sus orugas. También pone sus huevos en otras rosáceas como el endrino (Prunus spinosa), el majuelo (Crataegus monogyna), el cerezo (Prunus avium) o el ciruelo (Prunus domestica). En cuanto a la altitud, se observa desde las cotas más bajas de los cañones del Duero y el Tormes (ca. 400 msnm) hasta más de 1700 msnm en las montañas de Sanabria.

Zamora capital, marzo de 2019.

Por otro lado, el período de vuelo registrado en esta provincia se extiende desde mediados de marzo hasta mediados de septiembre, con algunas observaciones hasta primeros de octubre. Aunque no se la cataloga como especie amenazada, sus poblaciones se resienten de modo importante por el uso de pesticidas, la destrucción de setos (por ejemplo, en las concentraciones parcelarias) o el abandono que sufren muchas de las plantaciones tradicionales de almendros y otros frutales del género Prunus, sus principales plantas nutricias. No hay que olvidar se trata prácticamente de un endemismo ibero-magrebí, lo cual amplia nuestra responsabilidad en lo relativo a su conservación.

Zamora capital, marzo de 2019.

Buscando al Bajá

Esta semana realizamos una visita en grupo al parque natural “Arribes del Duero” con el objetivo principal de disfrutar con la observación de una de las criaturas más fascinantes entre las habitan en este espacio natural protegido: la Mariposa del Madroño, Bajá o Cuatro Colas (Charaxes jasius).

Estas visitas estivales al sector zamorano del parque en busca de este magnífico lepidóptero constituyen para nosotros una verdadera tradición desde que confirmamos su presencia en la comarca, hace ahora seis años. Todos los veranos acudimos a nuestra cita con la Charaxes.

En esta ocasión, la “expedición” resultó bastante provechosa, teniendo como resultado la detección de cinco ejemplares diferentes a lo largo de un paseo de unos 800 m. El recorrido fue por una zona de viñas tradicionales, salpicada de pequeños retales de bosque mesomediterráneo, uno de cuyos integrantes es el madroño (Arbutus unedo), la planta de la que se alimentan las orugas de Charaxes jasius.

También se prodigaron otras grandes mariposas, como la Podalirio o Chupaleches (Iphiclides feisthamelii) y la Macaón (Papilio machaon) que, aunque más frecuentes, no resultan menos espectaculares.

El domingo 23 de agosto repetiremos la visita. Si quieres acompañarnos y descubrir el maravilloso mundo de las grandes mariposas mediterráneas, estás a tiempo: todavía hay plazas disponibles. Pincha aquí para encontrar más información.

Ven a conocer las maravillosas mariposas de las Arribes

El día 23 de agosto “Zamora Biodiversa” y Erithacus-Observación de la Naturaleza” organizan una jornada de observación de Mariposas y Aves en el entorno de Fermoselle, dentro de los límites del parque natural “Arribes del Duero”.

El objetivo principal es la observación de una de las mariposas más bellas y espectaculares del parque: el Bajá, Cuatro Colas o Mariposa del Madroño (Charaxes jasius). Pero además disfrutaremos de otras joyas entomólogicas como la Macaón (Papilio machaon), la Podalirio o Chupaleches (Iphiclides feisthamelii) y la Festón Blanco (Hipparchia fidia), entre otras especies. Sin olvidarnos de las aves rapaces, rupícolas y mediterráneas que otorgan merecida fama a este espacio natural, tales como los buitres leonados y los alimoches.

El desplazamiento se realizará en vehículos particulares y comeremos en un área recreativa de la localidad. La salida será desde Zamora (aparcamiento de la playa de los Pelambres) pero para quienes se desplacen desde otras localidades, se acordará un punto de encuentro en Fermoselle.

El precio de la actividad (22 euros) incluye el servicio de guías (dos guías especializados), los seguros y el uso de nuestro material óptico de alta gama.

Para más información e inscripciones podéis llamar o enviar un mensaje de whatsapp a mi teléfono: 676046551 (José Alfredo) o al 606669203 (Gonzalo).

¡Anímate y ven con nosotros a conocer el apasionante mundo de las grandes mariposas mediterráneas!

El vigía del bosque



Tornasolada chica (Apatura ilia). Municipio de Rosinos de la Requejada (Zamora), 23 de julio de 2020.

Posiblemente uno de los mejores sistemas para detectar a las mariposas tornasoladas (gen. Apatura) es escudriñando las copas de los alisos, sauces y chopos de los bosques de ribera, durante las últimas horas del día, en los meses de julio y agosto. Es el momento en que los machos de este género despliegan con mayor intensidad su comportamiento territorial, con continuas persecuciones a sus rivales a los que descubren desde sus atalayas arbóreas. En no pocas ocasiones atacan también a ejemplares de otras especies de lepidópteros e incluso llegan a perseguir a algunas pequeñas aves.



Macho de Tornasolada chica (Apatura ilia) vigilando su territorio desde la copa de un aliso o umeiru (Alnus lusitanica). Municipio de Rosinos de la Requejada (Zamora), 23 de julio de 2020.